Proclamarán Monumento Nacional a Cementerio Americano en Cuba
 LA HABANA, 3 feb. (ACN) El Cementerio de los Americanos será proclamado Monumento Nacional el venidero 13 de marzo, cuando se celebre el aniversario 94 de la Ratificación de la Cubanía de la entonces Isla de Pinos.

Los valores histórico, político, antropológico, arquitectónico y cultural fundamentan la propuesta de ese sitio, huella material más importante de la presencia norteamericana en el territorio, que tuvo lugar durante la expansión de EE.UU. fuera de las fronteras continentales, dijo Guillermo Maquintoche, especialista de Patrimonio en la actual Isla de la Juventud.
Reza en la historia que el hecho tuvo su antecedente el 10 de diciembre de 1898, cuando se firmó el Tratado de París, mediante el cual Washington justificó la usurpación de Isla de Pinos a Cuba, episodio legitimado en la Enmienda Platt, apéndice a la constitución cubana de 1901.
Al amparo de esa promulgación aparecieron en la geografía local comunidades como Santa Bárbara, San Pedro, Santa Ana, Mc Kinley y Columbia, donde se establecieron colonos estadounidenses con sus costumbres, necesidades socioeconómicas y de comunicación, y crearon además su propio camposanto, hecho que reafirma la intención de anexar  la Isla.
Distinguen la necrópolis su estructura por estatus social, la sencillez arquitectónica, el tipo de sepultura directamente en el suelo, la capilla sexagonal y su orientación, la cerca perimetral en la cual cada siete balaustres, aparece una esfera como si aludiera a los días en que se creó el mundo según La Biblia, comentó.
Documentos oficiales confirman que el Cementerio de Columbia o Cementerio de los americanos tiene una superficie de 17 kilómetros cuadrados y que el primer enterramiento se produjo en 1907, al fallecer Frenin Cooper, y el último cuando en 1981 murió Stephania Koenig.
Maquintoche precisó que allí descansan los restos mortales de más de 300 personas, entre ellas agricultores, mineros, silvicultores, leñadores, maestros, comerciantes, hosteleros, periodistas, médicos  y masones.
Por su regular estado de conservación se concibió un plan de acción para restaurar los diferentes objetos de obra que integran el sitio, apuntó la también especialista de la Dirección Municipal de Patrimonio Beatriz Gil Sardá.
Desde el punto de vista político e histórico, el Cementerio Americano es una alerta permanente a sucesivas generaciones de cubanos para que no se repita un pasaje oneroso como el acontecido a principios del siglo XX y que costó 21 años de diferendo EE.UU.- Cuba por la pertenencia de la otrora Isla de Pinos.