Muere en La Habana el destacado hombre de la escena teatral Armando Morales

LA HABANA, 2 feb. Armando Morales destacado hombre de la escena teatral donde desempeñó funciones de actor, director, diseñador y titiritero murió este pasado viernes en La Habana.

Cursó estudios en la Escuela Superior de Artes y Oficios de La Habana y en el Taller de Integración y Plástica del Departamento de Bellas Artes. También en la Academia de Arte Dramático de La Habana, desde donde pasó, en 1961, al Teatro Nacional de Guiñol, fundado por los hermanos Carucha, Pepe Camejo, y Pepe Carril.

Las obras teatrales más importantes donde puso su mano fueron: La lechuza ambiciosa (1976), El globito manual (1984), Pinocho (1985), Chímpete Chámpata (1986); Redoblante y Meñique (1988);  La República del caballo muerto (1992); Érase una vez un mundo al revés (1993); En el infierno (1994); Abdala (1995); Ubú Rey (1998); La Caperucita Roja (2003); Mi amigo Mozart (2004), El Quijote anda (2005) y Fuenteovejuna (2007).

Su aacionar no se limitó a la esfera nacional pues participó en numerosos festivales de internacionales lo que le hizo adquirir una basta experiencia en el mundo del teatro, misma que nunca dudo en compartir con las nuevas generaciones.

En 2018 le fue otorgado el Premio Nacional de Teatro, al que sumó otros lauros como: el premio de la Asociación internacional de Teatro para los Niños y Jóvenes (ASSITEJ), la Distinción por la Cultura Nacional, la Medalla Alejo Carpentier, el Premio Abril, y la distinción Gitana Tropical.

Norge Espinosa escribió tras conocer de su deceso: “Con su muerte, Cuba pierde a su Maese Titiritero por excelencia, heredero además del legado de figuras como el argentino Javier Villafañe, de quien fuera tan devoto”.

Con información de OnCuba