Una ley de protección animal urge en Cuba

LA HABANA, 27 oct. (Texto y fotos: María Carla Prieto) Desde el viernes en la tarde, el móvil de Daniela no ha parado de sonar. Un aluvión de mensajes de personas desconocidas tomó el control de su móvil. ¿El motivo? Una publicación en las redes sociales, mediante la que pedía ayuda para encontrar casa a una perra abandonada.

Su novio estaba próximo a alcanzar G. Frente a la Facultad de Artes y Letras, en El Vedado, encontró a una pareja discutiendo. “La muchacha insistía en el mismo lugar. Me dio por mirar al lado y la vi. Estaba entre las raíces de los árboles, dentro de un saco”.

Jorge solo atinó a llamar a su novia. Ella utilizó Facebook para notificar a la Organización No Gubernamental Cubanos en Defensa de los Animales. Rápidamente, dos de las activistas de CEDA llegaron para ayudar.

“Fuimos a comer algo y cuando volvimos se la habían llevado. Mi amiga pertenece al grupo de protección animal, por esa razón nos acompañó hasta la escuela veterinaria de Carlos III”.

En el hospital, el custodio les notificó que, en efecto, la habían llevado hasta allí. “Recuerdo el caso. La traían dos muchachas. Las personas en la cola se solidarizaron, y las dejaron pasar antes. Estuvo bastante tiempo en la consulta, pero salió viva”.

Daniela no supo más: “Por la página supe después. Tenía moquillo. Llamé a una pareja, de las primeras en contactarme para quedársela. Espero le hayan conseguido un hogar”.

Cuba no tiene una ley para el cuidado de los animales

La mayor de las Antillas no tiene una ley para el cuidado de los animales. Los grupos que actúan a favor de la causa operan de manera independiente.

“Nosotros conseguimos medicamentos, comida y hogares de temporales o permanentes. A la vez, hacemos una intensa labor de concientización con los ciudadanos”, explica Ernesto, activista del CEDA. “Lo conocí en calidad de proyecto comunitario, pero me quedé colaborando pues me parece justo. Rescatamos mascotas, nos encargamos de cuidarlas hasta encontrarles un nuevo dueño, incluso de entregarlas con las vacunas correspondientes”.

Sin embargo, esta generosa faena no ha tenido la aprobación de las autoridades. Últimamente, la actividad del grupo se redujo a una intensa labor en las redes sociales debido a algunas muestras de represión por parte del gobierno.

La huelga promovida en redes sociales contra el cambio climático encendió las alarmas contra ellos; sin embargo, para Laura, se han tergiversado las cosas: “Nosotros no tenemos relación con  la política, solo luchamos por una causa noble. No somos el enemigo”.

“Hemos tenido la oportunidad de viajar a otras provincias; la crueldad es en todas partes. En la Isla de la Juventud, por ejemplo, usan los perros para alimentar a los cocodrilos del criadero. Yo lo vi y no he podido borrar la imagen”.

Según la legislación vigente, el Servicio de Recogida de Animales Callejeros, conocido como Zoonosis, debería garantizar la vida de estas especies en sus instalaciones al menos durante un año. Mas luego de tres meses, son sacrificados.

“Es ese el tipo de cosa que tratamos de evitar, no obstante, las circunstancias actuales no son propicias para realizar nuestras Ferias de Adopción, en las cuales encontramos hogar a las mascotas que tenemos, mientras hacemos cupo para acoger a otras. Exigimos una ley de protección animal y, a pesar de haberse recogido más de 10 mil firmas en todo el país, la legislación no procede”, reitera Miriam.
Fuente cuballama.com