Una empresa vietnamita en la Zona del Mariel producirá pienso animal ¿para ganaderos cubanos?

Una empresa vietnamita ubicada en la Zona del Mariel producirá pienso animal ¿para ganaderos cubanos?

LA HABANA, 25 nov. La empresa vietnamita ViMariel S.A., ubicada en la Zona Especial de Desarrollo del Mariel (ZEDM) comenzará a producir pienso animal en los próximos días, informó el medio estatal Cubadebate.En estos momentos, la empresa instala un moderno equipamiento en la fábrica de pienso Leopoldo Reyes, de Artemisa, como parte de un proyecto llamado AGRVMA, según la información del medio local El Artemiseño citada por Cubadebate.

El proyecto incluye arrendamiento del área, servicio de pesaje para camiones, de transportación, almacenamiento y conservación en silo.

La prueba de puesta en funcionamiento tendrá lugar este 25 de noviembre, por lo que la empresa vietnamita ajusta su maquinaria.

ViMariel S.A. tiene sembradas unas 200 hectáreas de maíz en Mayabeque como garantía, para no detenerse en la producción de pienso, que comenzará en los próximos días. El hecho de que una empresa extranjera disponga de tierras en Cuba para sembrar comida destinada a los animales pone en evidencia el discurso del Gobierno, que constantemente llama a sembrar más, ante la crisis alimentaria que golpea al pueblo.

La empresa también tiene almacenadas materias primas importadas como salvado de arroz, soya y otros subproductos, entre estos bactericidas. Su propósito es trabajar laborar durante 24 horas, con una capacidad inicial de producción de 200 toneladas de pienso en cada jornada, dijo Michel Ravelo Herrera, director de la Unidad Básica Empresarial (UEB) Leopoldo Reyes, ubicada en el municipio de San Cristóbal, citado por Cubadebate.

El directivo añadió que el proyecto AGRIVMA funcionará al unísono con la UEB Leopoldo Reyes, que este 2023 tiene en plan 103.600 toneladas de piensos, 89.200 para el encargo estatal, con materias primas importadas, y 14.400 toneladas como producción alternativa.

De las palabras de Ravelo Herrera se deduce que el equipo instalado por la empresa vietnamita en la fábrica beneficiará a los ganaderos cubanos. Una de sus quejas más frecuentes es la falta de pienso para alimentar a los animales. Esto constituye una de las principales causas de la muerte de ganado y de la baja producción de carne en la Isla.

En 2022, solo en Villa Clara murieron 22.541 cabezas de ganado mayor, la mayoría por desnutrición, según datos publicados por la oficialista Agencia Cubana de Noticias (ACN).

Esas cifras superaron en 2.077 las muertes ocurridas en 2021 y son el 5,47% del total del ganado mayor de la provincia.

En abril de ese año, la prensa estatal informó que la construcción de la que debía ser la mayor fábrica de alimento animal en el país se encontraba paralizada. La ejecución de la obra, ubicada en la zona industrial del oeste de Santiago de Cuba, había comenzado en 2019.

Otra queja de los productores cubanos es la demora del Estado en pagarles sus producciones, al precio que el propio Estado fija.

En octubre, la prensa estatal informó que la Empresa Provincial Porcina de Granma le debía miles de pesos en moneda libremente convertible (MLC) a productores de carne de cerdo.

El productor Alejandro Sosa Rodríguez denunció que llevaba esperando desde febrero pasado por el pago de la carne que le vendió a la empresa estatal tras la firma de un contrato.

La entidad le propuso pagarle la deuda con el pienso que sirve para alimentar a los cerdos, pero el campesino supo que el tipo de pienso con que le proponían pagarle se encontraba en déficit desde hacía más de un mes.

ViMariel S.A. es una filial de la sociedad mercantil vietnamita Corporación Viglacera S.A. Fue el primer concesionario que se estableció en la ZEDM, en 2018.

El megaproyecto de la ZEDM cumplió diez años a inicios de noviembre. al menos hasta julio de 2022, solo había 62 negocios aprobados, de los que solo funcionaban 36.

La economista y columnista de DIARIO DE CUBA Rafaela Cruz señaló en un análisis sobre el rendimiento del megaproyecto del régimen hasta ese momento, que de los 22.000 millones en inversión —2.500 millones anuales— que se suponía que la ZEDM atraería, a esas alturas solo había 3.000 millones de dólares «comprometidos», y los concretados apenas superaban un tercio de esa ínfima cantidad. Cada año se había invertido 25 veces menos de lo esperado cuando se promovió la inauguración de la zona.

Fuente