Un vuelo de Cubana regresa a La Habana tras perder el sistema de navegación

LA HABANA, 2 julio La vieja flota de aviones de Cubana de Aviación no deja de dar sustos. Este lunes, el vuelo CU1460 de la aerolínea estatal tuvo que regresar al Aeropuerto Internacional

José Martí de La Habana tras perder los sistemas de navegación en un vuelo sin pasajeros. La nave había sido reacondicionada después de dos años en tierra.

Según indicó la página especializada Transponder1200 el vuelo salió de La Habana poco antes de las 15 horas para ir a Canadá en una escala técnica previa a cruzar el Atlántico, ya que tenía que llegar a Rusia para seguir su mantenimiento.

Cuando aún estaba sobrevolando la costa este de EE UU, la nave perdió el sistema de navegación y la tripulación tuvo que ser dirigida desde el Centro de Control de Tráfico Aéreo de Miami al aeropuerto de Varadero, ya en espacio aéreo cubano. Una vez allí se derivó al Centro de Control de La Habana y el avión regresó al aeropuerto de la capital.

La nave, un Tupolev Tu-204, que viajaba con la tripulación y los técnicos, había estado en tierra desde 2017 porque la falta de piezas de reparación y presupuesto habían impedido su arreglo. Antes de partir hacia Rusia había realizado dos pruebas y se estimó que podía realizar el viaje, algo que finalmente no pudo ser.

Las dos unidades deben sustituir dos ATR 72-500 que arrendaba Cubana a la sudafricana Solenta Aviation y suponen la primera compra de naves en 17 años

La flota de Cubana está muy envejecida. Precisamente, días atrás, Transponder1200 había publicado que la aerolínea se dispone a comprar dos nuevos turbohélices ATR 72-600 directamente al fabricante, una empresa franco italiana con sede en el aeropuerto de Toulouse.

Según esta información, la negociación se inició a principios de año y un equipo de Cubana había acudido a entrenarse para tripular la primera unidad, que el pasado mes lucía ya la rotulación de la estatal.

Las dos unidades deben sustituir dos ATR 72-500 que arrendaba Cubana a la sudafricana Solenta Aviation y suponen la primera compra de naves en 17 años.

Según el balance de Transponder1200, la flota propia de Cubana está compuesta por dos ATR 42-500, un ATR 72-200, dos Embraer 110 Bandeirantes y un fuselaje ancho Ilyushin Il-96. El resto son arrendadas.

Cuba posee también seis unidades del ucraniano Antonov An-158 que llevan en tierra más de un año y que no pueden operar por numerosos problemas.
Tomado de 14ymedio