Rusia dona a Cuba miles de luces LED para que sus calles

Rusia dona a Cuba miles de luces LED para que sus calles

LA HABANA, 12 mar. La empresa Shvabe, de la Corporación Estatal Rostec, de Rusia, envió a Cuba 15.000 lámparas LED, fabricadas teniendo en cuenta las características climáticas de la Isla, y concebidas para «modernizar el alumbrado de las calles de La Habana».

De acuerdo con una nota de la empresa, el proyecto se ejecutó en nombre del Gobierno de la Federación de Rusia y supuso el desarrollado de una nueva línea de luminarias resistentes no solo a las sobretensiones, sino también a las altas temperaturas del aire, la luz solar directa y la alta humedad.

Para las nuevas luminarias, asegura Rostec, se desarrollaron ópticas secundarias originales, que aseguran la uniformidad de la iluminación de la calzada de acuerdo con los requerimientos de Cuba para la iluminación de vialidades y aceras.

«Hemos contribuido al desarrollo de la infraestructura urbana de La Habana mediante el suministro de luminarias modificadas. Los productos consumen un 90% menos de energía que las bombillas incandescentes y producen la misma cantidad de luz», aseguró Vadim Kalyugin, director general de Shvabe.

Las luminarias permiten reemplazar equipos obsoletos y, por lo tanto, hacer que las calles sean más brillantes, cómodas y seguras», aseguró.

El anuncio, que no ha sido confirmado por la prensa oficial de la Isla, se produce luego de que en la más reciente reunión del Consejo de Ministros de Cuba, el titular de Energía y Minas, Vicente de la O Levy, informara que en el último trimestre se logró disminuir el consumo eléctrico a nivel nacional un 7%.

Ello, a costa de la paralización, parcial o total, durante los horarios picos, de 120.788 servicios; el apagado de aires acondicionados y otros; el reajuste de horarios a más de 68.000 trabajadores, y la desconexión del 74% del alumbrado público.Pese a lo anterior, desde la semana pasada el déficit de suministro eléctrico roza el 50% de la demanda nacional y los apagones en la mayoría de las provincias llegan hasta las 17 horas diarias.

La decisión llega además mientras Cuba vive un incremento de la inseguridad pública, con robos, asaltos y otros crímenes reportándose en las redes sociales a diario. En respuesta, los cubanos evitan salir a la calle una vez cae la noche.

Fuente