Rones oscuros de Cuba, demanda perenne en el mundo

LA HABANA, 5. Aug. (PL) El tema de las exportaciones constituye asunto permanente en la actualidad de la industria de Cuba, de ahí que los rones sigan como una huella indeleble de dicho sector.La Covid-19 con su impacto en la economía y el comercio, sin embargo no lastra totalmente las esferas exportables más sobresalientes del país como es el caso del ron y por ello es apreciable recordar los espirituosos oscuros y sus valores.

La calidad de los rones ligeros cubanos tiene un reforzamiento sustancial a partir de una factoría que produce en particular los oscuros, dedicados sobre todo a la gama más alta, también llamada Prestigio.

Los ejecutivos de la compañía mixta Havana Club Internacional S.A. (CubaRon y Pernod Ricard de Francia), apuntan ahora con fuerza a esas producciones que dividen, incluso dentro de su gama alta, a los mencionados Prestigio o Línea Icónica, y a los Premium.

Tales elaboraciones, tienen centro en la Ronera San José, en la provincia occidental cubana de Mayabeque, que cumplió 10 años de operaciones, cuando sus directores evalúan un crecimiento constante, tanto en la cantidad, pero sobre todo en cuanto a calidad.

Durante una visita a esa industria (antes de la Covid-19), este periodista de Prensa Latina pudo dialogar con los especialistas de esa industria, planta abierta el 9 de enero de 2007.

Dijeron que la ronera tuvo origen en la compañía Havana Club International (50 por ciento de utilidades entre los socios) creada en 1993, y con notables éxitos en cuanto a producción y venta.

Esa firma opera las más importantes destilerías de este país, la de Santa Cruz del Norte, Cárdenas, Centro o Las Villas y Santiago de Cuba.

La firma distribuye en el mundo tanto los rones cubanos con ese nombre como la carpeta de Pernod que incluye famosos vodkas y coñac. En la actualidad el Havana Club aparece entre las 14 principales marcas estratégicas de la empresa gala.

Al cierre del año último la compañía vendió en el mundo 4,2 millones de cajas de ron de nueve litros, una parte de blancos, 3 años, añejo blanco y toda la gama de oscuros.

Incluyen los Especial Plus, Ritual, Reserva, 7 Años y la Colección icónica: Selección de Maestros, 15 Años, Unión, las Ediciones Limitadas de Tributo (2016 y 2017) y el Máximo Extra Añejo.

La marca está registrada en más de 140 países, aunque propiamente se comercializa en alrededor de 130.

El mercado cubano es el principal con la venta de un millón de cajas por año, aunque fundamentalmente de rones blancos y 3 años.

Una de las filosofías de comercialización de Havana Club, explica la experta, está en que el consumidor beba menos, pero de mayor calidad. De ahí que hacia los mercados del exterior la punta de lanza sean los oscuros.

Además de Cuba, los principales mercados están en Europa (cerca del 60 por ciento), Canadá, México, Chile y algo en Asia, ahora azotados por la pandemia.

Países como Francia, España e Italia, y algunos del antiguo bloque socialista, compran bien el ron cubano Havana Club.

Canadá es sumamente exigente en cuanto a las normas de calidad que la firma respeta, avaladas por reglamentos y laboratorios bien clasificados internacionalmente.

Este ron está bien posicionado, pero no se comercializa en los Estados Unidos, país que acapara el 40 por ciento del consumo de espirituosos, debido al bloqueo impuesto desde hace más de medio siglo por Washington contra La Habana, en un fallido intento por cambiar el rumbo político independiente de los cubanos.

El Havana Club oscila en posiciones de la 21 a la 23 de los niveles establecidos por la revista (británica) Drink International que califica solo a 100 marcas del Planeta.

Además, Havana Club incluye en sus planes los llamados Mercados de Futuro, fundamentalmente para Asia.

Para ello se creó el ron Unión, que marida especialmente con habanos de alta calidad o tabaco cubano del tipo Premium (hecho a mano).

Esa bebida la idearon el maestro ronero Asbel Morales y el sommelier de esta isla Fernando Fernández, de cara al mercado Chino, pero que de inmediato impacto en Europa (2014).

También aparecieron las ediciones de Tributo 2016 y 2017, que fueron presentadas en el Festival del Habano de esos años, en la capital cubana.

En los más recientes años Havana Club acumuló ventas por mil 878 millones de dólares, de los que mil 420 millones fueron debido a la exportación.

Referente a utilidades acumuladas antes de impuestos lograron en ese período 582 millones de dólares, desde el inicio de operaciones.

Por concepto de inversión, el socio Pernod Ricard aportó más de 700 millones de dólares en términos de publicidad y promociones en los más recientes 22 años.

En cuanto a los datos, la venta de 4,2 millones de cajas de nueve litros, y de esa cifra 1,3 millones fueron para el mercado cubano solamente.

Este ron cubano ya logró 55 medallas en los últimos años, de ellas 32 de oro, en diferentes eventos y espacios internacionales.

Además del Tributo, como novedad reciente, señalan al Pacto Navío, un ron que está en la zona Premium, que lo acercan al vínculo entre la tradición ronera y la producción de vinos.

En Cuba, en Havana Club, laboran 550 empleados, incluidos obreros y ejecutivos de su oficina central de La Habana, el Museo del Ron y siete direcciones territoriales en todo el archipiélago.

Tales sucursales abarcan Pinar del Rio, Varadero, Holguín, Cienfuegos, Camagüey, Santiago de Cuba y la ronera de San José.

En particular, en la fábrica de San José, trabajan 250 personas con un 24 por ciento de mujeres, y el promedio de edad es de 40 años.

La fábrica de oscuros como tal, abarcó áreas que en 2005 se nombraban Valle del Perú, son 20 hectáreas, de las que 17 se dedican a la industria y tres al tratamiento de residuales, en un procesos que incluye producción, llenado, vaciado y mezclas, entre otros.

Ahora amplían la planta para dotarla de nuevos almacenes y facilitar la producción.

En cuanto a la factoría como tal, solo desde 2007 hasta 2016 la producción mercantil alcanzó 633 millones de dólares, con 12,5 millones de cajas fabricadas, 29,7 millones de litros de aguardiente en destilería, datos más recientes aprecian elevaciones sustanciales.

Entre rones y bases elaboraron 193,6 millones de litros, lo que permitió una Producción Conforme de 99,7 por ciento y la No Conforme 0,3 por ciento, lo que dice mucho de la calidad.

Los expertos de esa industria señalan que en cuanto al servicio de entrega de pedido al cliente con disponibilidad de materia seca lograron un 98,9 por ciento.

Los países a donde se envían las producciones de la ronera San José son Cuba (mercado interno), Chile, Italia, España, Canadá, Pernod Ricard Europa, Reino Unido, Alemania, Francia y México.