Relojero de La Habana sigue funcionando a pesar de los problemas económicos

Agencia japonesa interesada en cooperar con mypime de La Habana

LA HABANA, 10 de nov. El relojero habanero Ernesto Barrios vio una oportunidad de recuperar el tiempo perdido hace dos años después de que las autoridades levantaran la prohibición a las empresas privadas.que había estado vigente desde poco después de la revolución de Fidel Castro de 1959.

Aprovechando las nuevas regulaciones, fundó «Tiempo de Luz», la única empresa en Cuba, dijo, dedicada a la producción y venta de relojes de pulsera, de mesa y de pared ensamblados a partir de piezas de relojería desechadas y materiales reciclados disponibles localmente.

«Estamos ocupando un nicho vacío», dijo Barrios, de 41 años, a Reuters en un reciente recorrido por su tienda en La Habana, donde sus empleados ensamblaban, con esmerado cuidado, relojes a partir de piezas extraídas de relojes viejos y materias primas, maderas, cuero y fibras naturales que se encuentran en la isla caribeña.

Relojero de La Habana sigue funcionando a pesar de los problemas económicos

El relojero cubano Ernesto Barrios, de 41 años, trabaja en su tienda en La Habana, Cuba, el 31 de octubre de 2023. REUTERS/Nelson Acosta

«No tenemos que importar ninguno de nuestros materiales», dijo.

Durante décadas, Cuba se benefició de estrechos vínculos con la Unión Soviética, lo que les permitió importar bienes del extranjero, pero después del colapso del bloque en 1991, muchos productos que alguna vez fueron comunes en la isla, incluidos los relojes, prácticamente desaparecieron de las tiendas estatales.

CUERVO Y SOBRINOS CONMEMORA LOS 500 AÑOS DE LA CIUDAD DE LA HABANA

«Hace años había una gran diversidad de relojes rusos en Cuba y hoy ese mercado de relojes está vacío», afirmó.

Más recientemente, la escasez de alimentos, combustible y medicinas ha obligado tanto al Estado como a un número creciente de pequeñas empresas privadas a centrarse en lo básico, como la construcción, la producción de alimentos y el turismo, aunque Barrios dice que su empresa de cuatro personas está logrando avances. a pesar de algunos problemas con la financiación y la financiación.

Sus relojes «Hechos en Cuba», dijo, se exhiben en varios hoteles de La Habana, así como en algunas tiendas de la capital cubana.
Fuente