asesinato de un perro

LA HABANA, 27 dic. (DDC) Vecinos de Centro Habana protestaron durante la mañana de este miércoles 26 de diciembre por el asesinato de un perro en el parque Aldama.

Al parecer, el animal escapó de su casa y entró al parque, donde atacó a varios gatos. Un custodio del lugar lo golpeó con un palo en la cabeza y luego le dio tres puñaladas con un cuchillo, según relataron testigos.

La reacción de los vecinos fue casi instantánea. El miedo a que la multitud que se empezaba a congregar linchara al custodio provocó que el personal del parque cerrará las rejas y llamara a la Policía.

La presión de los vecinos obligó a que la Policía solicitara una ambulancia que trasladó al perro aún con vida hacia una clínica animal.

Muchos gritaban al custodio “asesino”, “abusador” y “criminal”. Un agente intentó calmar la ira de la multitud: “Se tomarán medidas serias contra este ciudadano, no le vamos a pasar la mano. Lo que sucedió está mal y ahora lo tiene que pagar. Pero necesitamos que nos dejen sacarlo”, dijo.

Durante casi una hora, quienes protestaban contra la acción del custodio permanecieron bloqueando las dos puertas de acceso al parque, ante el temor de que pudiera “salir impune”. Varias personas pedían desde la calle que fuera esposado.

“Es criminal. Es normal que un perro ataque a un gato, está en su naturaleza. Lo que no es normal es que un ser humano quiera matar de esa manera a un animal”, dijo Jorge, vecino del lugar.

María, una joven que formaba parte de la multitud, recordó que en Cuba no existe una ley de protección animal.

“Si la gente no se hubiera quedado aquí para exigir justicia, ese asesino seguro salió campante para su casa”, añadió.

Finalmente, el custodio fue trasladado en una patrulla policial entre los gritos de la multitud.

“Ese hombre no puede seguir trabajando aquí”, dijo una vecina. “Es un asesino a sangre fría; no me siento bien sabiendo que ese hombre está aquí mismo con un cuchillo en la mano”.

Daniela, trabajadora de una cafetería cercana, dijo esperar que el custodio permanezca “un tiempo preso”.

“Aquí no existe la ley para proteger animales, pero si existen leyes que no dejan tener armas blancas, y ese hombre tenía un cuchillo en su centro de trabajo”, apuntó.