Productores de tabaco de Sancti Spíritus dicen “Ya no es rentable”

Productores de tabaco de Sancti Spíritus dicen “Ya no es rentable”

LA HABANA, 23 mar. Los vegueros de Sancti Spíritus, la segunda provincia de Cuba con mayor producción de tabaco, solo por detrás de Pinar del Río, sembraron menos de la mitad del área prevista debido a que el pago por su producción de parte del monopolio estatal Tabacuba no es lo suficientemente rentable para ellos.

Según reportó el periódico oficial Escambray, la campaña 2023-2024 cerró la siembra en esa provincia con el 49% del área prevista, un descenso que impactó sobre todo la modalidad de sol en palo.

El reporte del medio local achacó esa disminución a «los contratiempos del combustible para la preparación de tierra» y a que «muchos productores no plantaron porque no resulta rentable el cultivo».

De acuerdo con Isidro Hernández Toledo, director agrícola de la Empresa de Acopio y Beneficio de Tabaco de Sancti Spíritus, de un plan de 1.600 hectáreas a sembrar, hasta febrero se plantaron apenas 776.

De ellas 290 hectáreas son de tabaco tapado, 30 más que las previstas; pero en la modalidad de tabaco de sol en palo, de 1.340 hectáreas inscritas se sembraron solo 486.

Ello, admitió el funcionario, «va a repercutir negativamente en los resultados finales de la campaña». El declive ya se produjo en la cosecha del año anterior, y obedeció a «los mismos motivos», reconoció Escambray.

«Eso derivó en que un alto número de productores no sembraran tabaco», comentó Hernández Toledo.

El reporte asegura que «a todas luces, los incentivos introducidos por el Grupo Tabacuba al inicio de la campaña para estimular la siembra en la modalidad sol en palo no rindieron los frutos esperados».

Ello, en referencia al pago en dólares del monopolio estatal a los vegueros por su producción, que a menudo demora en llegar a las cuentas bancarias de los campesinos.

«Muchos productores no vieron eso como algo estimulante y dejaron de sembrar. Todavía no ha comenzado el proceso de contratación de la siguiente campaña, porque se está a la espera de un incremento económico para ese cultivo, que será informado, y esperamos que se vuelva a recuperar la producción tabacalera en la provincia, específicamente esa modalidad», deseó el funcionario.

La situación de Sancti Spíritus se asemeja a la que experimenta Pinar del Río. La prensa oficial reconoció que apenas 7.700 de las 12.905 hectáreas de tabaco planificadas para la actual cosecha en Pinar del Río habían sido sembradas a la altura de febrero último, por los que las autoridades provinciales decidieron reajustar a la baja su pronóstico de producción.

La razón principal del ajuste en ese territorio, según la versión oficial, es la carencia de suficientes casas de cura (o secado) para la hoja. Tabacuba indicó que, de esas estructuras dañadas por el huracán Ian en septiembre de 2022, apenas se ha recuperado una fracción insuficiente para el cultivo esperado.

El meteoro, que cruzó sobre algunos de los territorios que producen la mejor hoja de tabaco de Cuba, dañó unas 10.000 de las 12.000 casas de cura natural de Pinar del Río. De ellas, han sido reconstruidas hasta la fecha 4.776, y hay 620 en fase de terminación.

Tabacuba reconoció que la recuperación de la infraestructura tabacalera demorará al menos dos años, por lo que para la cosecha 2024-2025 el pronóstico es llegar a las 14.000 hectáreas, todavía por debajo de lo que se sembraba previo al paso de Ian.

Según cifras oficiales, el monopolio estatal Habanos S.A. reportó en 2022, antes del azote de Ian, ingresos de 545 millones de dólares, un incremento de apenas el 2% con respecto al año anterior y evidencia de la caída de la producción del tradicional cultivo, algo que están aprovechando países vecinos, como República Dominicana. En 2023, esa cifra llegó a los 721 millones.

Pese a las aspiraciones oficiales, estimados realizados en 2023 indicaron que los daños causados por Ian en Pinar del Río supondrían «entre ocho y diez años» de recuperación para que la provincia, que produce el 65% del tabaco del país, vuelva a su estado habitual.

Fuente