Primer MIPYME autorizado a recibir inversión extranjera en Cuba

Primer negocio privado autorizado a recibir inversión extranjera en Cuba

LA HABANA, 1 sept. Carne D’Tres, una MIPYME dedicada a la producción de carne de cerdo en Cuba y ubicada en Ciego de Ávila, es la primera autorizada por el Gobierno para recibir inversión extranjera directa, informó Cubavisión Internacional, poco más de un mes después de que el ministro del Exterior y la Inversión Extranjera, Rodrigo Malmierca, anunciara que estaban «en proceso de definición aspectos vinculados a la participación de capital extranjero en negocios privados, donde próximamente pudieran comenzar algunas experiencias».

«Somos el proyecto piloto en Cuba, que va a recibir inversión extranjera directa, una forma de gestión no estatal en la agricultura, y específicamente en el cerdo», expresó a Cubavisión Internacional Leonel Duarte Pla, director general de Carne D’Tres, «uno de los más de 4.000 actores económicos aprobados hasta la fecha» en el país, según el canal de la televisión estatal cubana.

«Este proyecto de desarrollo local, aprobado por el Gobierno del municipio de Ciego de Ávila, empezó en la cría, ceba y reproducción de animales de una genética media, de los animales que nosotros comprábamos», explicó Duarte Pla. «Luego, a partir de la posibilidad que dio el país de convertirnos en la MIPYME Carne D’Tres, empezamos a pensar más en grande», añadió.

Una de las principales metas del emprendimiento para 2022 es llegar a las 130 toneladas de carne vendidas, con lo que superaría las 97 toneladas expendidas en 2021, un año en que la producción a nivel nacional cayó en un 53,5%, respecto al año anterior, según cifras oficiales.

Los datos oficiales agropecuarios de Cuba durante 2021, publicados por  la estatal Oficina Nacional de Estadística de Información (OEI), reflejaron que solo se consiguieron 132,9 toneladas de la carne, lo que puso en evidencia que las 63 medidas gubernamentales aprobadas para dinamizar la agricultura y de las que 30 tenían carácter urgente, han fracasado estrepitosamente o al menos han tenido un impacto nulo en la producción agropecuaria cubana.

El anuncio de que Carne D’Tres, que en 2021 vendió más del 60% de la carne porcina que consiguió el Estado cubano, será el primer emprendimiento privado autorizado por el Gobierno para recibir inversión extranjera directa, llega poco más de tres meses después de la publicación de las citadas cifras de la ONEI.

También en mayo pasado, la prensa oficial informó sobre la constitución de la sociedad mercantil cubano-mexicana Dagame S.A., dedicada a la ceba y producción porcina. Pero, al menos en un primer momento, la producción se destinará principalmente a la venta en línea a través del comercio electrónico (con altos precios y principalmente en divisas), al sector turístico y a los usuarios de la Zona Especial de Desarrollo Mariel, de acuerdo a la directora general de la empresa Ganaderías S.A, María Dolores Rivero Díaz, por lo que los cubanos que no tengan acceso a divisas verán poco de esa carne.

La deficiente producción de carne de cerdo en el país ha disparado los precios hasta convertirla en un producto de lujo para los cubanos. En diciembre de 2021, miles de failias no pudieron contar con este producto en la mesa, como es tradición en Navidad y Fin de Año, pues la libra llegó a costar más de 300 pesos.

Carne D’Tres se propone producir, sacrificar y comercializar sus propios animales, «teniendo en cuenta una producción limpia», de acuerdo a su director general, mediante el uso del biogás y la planta de pienso líquido, que les permite, a partir de alimentos mezclados o piensos importados, obtener «un sistema de producción eficiente» y «colaborar con la producción de carne en el municipio, la provincia y el país».

La decisión de La Habana de permitir la inversión extranjera en negocios privados ha despertado suspicacias. Apenas tres días después del anuncio, el gobernador de Florida, Ron DeSantis, ordenó a una agencia de su Gobierno advertir a empresarios privados a no caer en la «estafa» del Gobierno cubano y su llamamiento a estadounidenses a invertir en la Isla.

Subrayó que el Gobierno cubano ha ideado «un nuevo esquema: pedir a los residentes de los Estados Unidos inversiones en el ‘sector privado’ (pero) en Cuba los ciudadanos no tienen derechos de propiedad y todas las empresas son estatales».

«La inversión extranjera no tiene sentido cuando no hay derechos de propiedad para los ciudadanos cubanos y cuando el gobierno cubano limitará que empresas aparentemente privadas podrán recibir fondos extranjeros», señaló en un comunicado.

La desesperación del Gobierno cubano por resolver el serio problema de desabastecimiento que ha generado el modelo económico al que se aferra e impone al pueblo, que solo 15 días atrás anunció que abriría su comercio mayorista y minorista a la inversión extranjera.

De acuerdo con Ana Teresita González Fraga, viceministra primera de Comercio Exterior e Inversión Extranjera, esa entidad buscará «promover de forma selectiva la creación de empresas para realizar actividades de comercio mayorista», dedicadas sobre todo a la venta de materias primas, insumos, herramientas y otros «que puedan ayudar a la producción nacional»

Fuente