Presidente de Cuba anuncia aumentos de salario para empleados estatales

Presidente de Cuba anuncia aumentos de salario para empleados estatales

LA HABANA, 28 junio – El presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, anunció hoy la aprobación de un aumento de salario para los empleados estatales,

una medida que busca palear la subida en el costo de la vida y el recorte en los subsidios de alimentos que la mayoría de los cubanos ha sufrido en el último año.

El gobierno cubano anunció, igualmente, que pondrá en ejecución a partir de mediados de julio un paquete de medidas económicas, del cual no dio detalles, el cual buscará palear la crisis económica que vive la isla, que se ha acentuado en los últimos dos años con una marcada desaceleración, reflejada en un crecimiento por debajo de las proyecciones.

No es el incremento salarial final al que vamos, pero es bastante significativo para las condiciones en las que estamos”, acentuó Díaz-Canel al referirse al aumento salarial en el llamado “sector presupuestado”.

“El propósito es que esta decisión comience a aplicarse en el salario correspondiente al mes de julio, para que antes de concluir el verano los trabajadores reciban los primeros beneficios”, agregó el mandatario, quien se ha mostrado preocupado por el sistema de compensación que impera en Cuba, donde un médico de alto calibre cobra menos que un mesero en un restaurante privado.

El presidente cubano ha intentado tomar medidas para revertir ese fenómeno, conocido en Cuba como la “pirámide invertida”, pero no ha podido concretar una reforma salarial a fondo, pues la economía del país anda sumida en una desaceleración tras las medidas de presión impulsadas por Estados Unidos y la falta de capacidad del gobierno de cerrar acuerdos de inversión extranjeros, controlar la corrupción y restringir la necesidad de importaciones mediante la producción nacional.

El anuncio de esta noche no se trató de esa reforma, sino de un incremento salarial que impactará solamente al “sector presupuestado”, el cual incluye a todos los trabajadores que no están empleados en empresas estatales, mixtas, extranjeras o privadas, tales como oficinistas, especialistas, policías, médicos, maestros, etc. Además, recibirán incrementos salariales los integrantes de las organizaciones políticas, como por ejemplo, el Partido Comunista de Cuba y otras entidades.

El ministro de Economía y Planificación, Alejandro Gil Fernández, precisó que para el sector presupuestado el salario mínimo se incrementa a 400 pesos (unos $16 al mes) y el salario medio mensual por trabajador se elevará a 1,067 pesos ($44 al mes).

“Dicha medida comprende a 1,470,736 trabajadores de los organismos de la Administración Central del Estado, los órganos locales del Poder Popular, las organizaciones y asociaciones, y tiene un costo estimado anual de 7,050,000 millones de pesos ($294,000)”, explicó el ministro.

Margarita González Fernández, titular del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, informó recientemente que ese sector presupuestado es el que mayor cantidad de personas emplea en el país y en 2018 el salario medio fue de 634 pesos cubanos, unos $26 dólares, pero aseguró que en ese entonces había sectores que desde el 2005 no recibían un aumento y su sueldo mensual rondaba los 485 pesos, unos $20 al mes.

Un reporte del 2017 de la Oficina Nacional de Estadísticas situó el salario medio en Cuba 767 pesos cubanos, unos $30. En ese promedio se incluyen todos los trabajadores, entre ellos los de las empresas que más producen, como las vinculadas al azúcar, el tabaco o el ron.

La ministra de Finanzas y Precios, Meisi Bolaños Weiss, explicó que la medida de aumento incluye la aplicación de una contribución especial a la Seguridad Social, una práctica a la cual los empleados públicos no están acostumbrados, pues los servicios sociales en Cuba suelen ser gratuitos y universales. “Tendrán un tipo impositivo del 2.5 por ciento quienes obtengan ingresos mensuales hasta 500 pesos ($20) y de un 5.0 por ciento los que reciban salarios superiores a 500 pesos.

El aumento de sueldos trae consigo la preocupación de un efecto inflacionario en los precios, lo cual ocurre ya en los bienes de consumo y los servicios del país, un problema que el gobierno cubano intenta detener.

Con el objetivo de evitar el efecto inflacionario de la medida, el Ministerio de Finanzas y Precios dispondrá los mecanismos necesarios en toda la economía que permitan atenuar posibles incrementos de precios”, sostuvo Díaz-Canel.

“Los ministerios implicados tienen que establecer mecanismos de observación para estar al tanto de los precios y de por dónde se va moviendo el consumo, así nos da tiempo a rectificar cualquier elemento y evitar que haya inflación”, agregó.

El aumento salarial vino acompañado de otro anuncio que no fue detallado.

Las autoridades cubanas adelantaron que progresivamente se pondrán en ejecución una serie de medidas para palear la crisis económica, de las cuales la población, según Díaz-Canel, “en los próximos días, a través de los diferentes medios de prensa, recibirá una información más detallada sobre el alcance de estas decisiones”.

“La intención del grupo de medidas es potenciar el desarrollo del país y hacer frente a la compleja situación de los momentos actuales. Todas no se pondrán en marcha de inmediato, pues precisan de más análisis y trabajo”, sostuvo el mandatario.

El ministro Gil Fernández expresó que las medidas “están enfocadas a dar una mayor respuesta a las necesidades de la población y de la economía, incentivando la activa participación de todos los actores en la búsqueda de soluciones y en el enfrentamiento al cerco económico que nos impone el Gobierno de los Estados Unidos”.

Afirmó que  “el propósito es que lo diseñado, además de estimular el ahorro, propicie el desarrollo y permita continuar avanzando en las cuestiones fundamentales que generan condiciones más favorables para que la economía cubana pueda desenvolverse… Las medidas, que se pondrán en práctica de manera paulatina, abarcan disímiles aspectos como el incremento de las producciones nacionales; el autoabastecimiento municipal; los proyectos de desarrollo local; las inversiones; la circulación mercantil minorista; y el fomento de las producciones agropecuarias”.

Agregó que “las medidas buscan, en lo esencial, defender la producción nacional; diversificar e incrementar exportaciones; sustituir importaciones; fomentar encadenamientos productivos; potenciar la empresa estatal; avanzar en la soberanía alimentaria; promover el desarrollo local; cumplir la Política de la Vivienda; y poner la ciencia en función de resolver problemas”.

(www.elnuevodia.com)