LA HABANA, 8 julio  Las autoridades del transporte en Cuba pondrán a funcionar un nuevo servicio de trenes formado con vagones provenientes de China, el cual busca palear el serio problema de transporte colectivo que tiene la isla.

Eduardo Rodríguez, Ministro de Transporte, sostuvo hoy en la Comisión de Atención a los Servicios de la Asamblea Nacional del Poder Popular (ANPP) que “hacemos todo lo posible para que el nuevo servicio de trenes nacionales comience el próximo fin de semana”.

Los trenes estarán compuestos por 11 vagones nuevos fabricados en China y locomotoras en uso, la mayoría rusas, que han sido sometidas a procesos de mantenimiento intenso. 

Las unidades estarán compuestas por siete coches regulares y cuatro con servicio VIP con aire acondicionado, cada uno con capacidad para 72 pasajeros.El servicio regular cuenta con abanicos de techo y sistema de audio, en tanto, el especial ofrece climatización con aire acondicionado y televisión. Todos los asientos son reclinables y giratorios, y servirán meriendas compuestas por un sándwich y un refresco por uno 75 centavos.

Los costos de los viajes serán altamente populares. Por ejemplo, la ruta entre La Habana-Santiago de Cuba, de unos 860 kilómetro (534 millas, más de cinco veces el largo de Puerto Rico), costará $4.

La llegada de los nuevos trenes tiene en expectación a la población, que usa muy poco esta vía de transporte por ser lenta y los vagones estar en pésimas condiciones.

El transporte es uno de los mayores desafíos en Cuba, por lo que su evolución se discute asiduamente en el parlamento, que fue convocado esta semana para su sesión de verano, comenzando con los trabajos en las comisiones, donde el debate de la transportación ha sido medular.

“Se observaron en todas las provincias insatisfacciones por la insuficiente oferta y la calidad del servicio de transportación, impuntualidades e incumplimientos de itinerarios, paradas indebidas, maltratos a los pasajeros, condiciones inadecuadas en varias terminales de ómnibus, comercialización ilícita de boletines y apropiación del efectivo, así como no correspondencia del precio con la calidad del servicio que ofertan”, señaló un informe presentado por María del Carmen Concepción González, presidenta de la Comisión de Atención a los Servicios.

En la capital, La Habana, la situación se ha tornado crítica.

José González, funcionario de la Dirección de Transporte en La Habana, señaló que en la capital necesitan moverse al día 2.2 millones de pasajeros, pero “actualmente no se llega al 50 por ciento de la cobertura de esta demanda”.

(elnuevodia)