Periodista denuncia escasez de pan para las familias y privilegios para los dirigentes

Periodista denuncia escasez de pan para las familias y privilegios para los dirigentes

LA HABANA, 3 apr. Jesús Álvarez López, periodista oficialista cubano de la cadena villaclareña CMHW, volvió a dejar patente su malestar con la crítica situación que se vive en el país y publicó un mensaje en sus redes sociales en el que cuestionó la contradicción que suponen los privilegios que gozan los dirigentes, cuando la población atraviesa la peor escasez de pan de la historia de Cuba.

“Claro que si no hay pan para la familia, no debe aparecer para ninguna reunión o visita porque sería violar el Código de Ética”, dijo este martes Álvarez López en una publicación de Facebook que volvió a recibir los comentarios de colegas y usuarios afines a la llamada “revolución”, pero desencantados con su “continuidad”.

Periodista denuncia escasez de pan para las familias y privilegios para los dirigentes
Captura de pantalla Facebook / Jesús Álvarez López

Con 40 años de servicio en medios oficialistas, Álvarez López empieza a manifestar señales de disconformidad con su situación y, por extensión, con la del país.

La escasez de harina ha llevado a los gobernantes cubanos a dejar de proveer el pan racionado que venden a la población, mientras fomentan la “cultura” de “eliminar subsidios y gratuidades”, y favorecen la proliferación de opacas Mipymes y negocios privados que siguen importando harina para la elaboración de un pan que venden a precios inalcanzables para la mayoría, una política que no hace más que agudizar la desigualdad creciente en la Isla.

Este lunes, las autoridades villaclareñas informaron de la imposibilidad de producir el pan normado para la canasta básica de la población, debido a la escasez de harina en las empresas estatales.

Tras la supuesta mejoría que supondría la entrada de varios cargamentos de harina al país, la Empresa Productora de Alimentos en Villa Clara informó, a través de los medios locales oficialistas de esa provincia, sobre la imposibilidad de producir el demandado pan normado, debido a la falta de la materia prima principal en ese territorio.

Odel Dueñas, director de la mencionada entidad, reconoció que “desde este fin de semana resulta imposible elaborar el pan de la canasta básica”, según recogió una escueta nota publicada en la emisora oficialista CMHW, emisora donde trabaja precisamente Álvarez López.

“Aún no sabemos cuándo podremos reiniciar esa distribución que solíamos hacer los días alternos en bodegas y otros puntos de venta de la provincia”, admitió Dueñas, dejando ver que la ya precaria situación se torna aún más grave y dibuja un escenario de inseguridad alimentaria en Cuba.

El reportero radial, que este lunes denunciaba que su salario no le alcanzaba para comprar gasolina, volvió a sus redes sociales para aliviar su malestar con un mensaje en el que criticó la ética de los dirigentes que pregonan la necesidad de resistir creativamente en un escenario de “economía de guerra”, mientras son agasajados durante sus “visitas” y “recorridos” con alimentos desaparecidos de la mesa de los cubanos.

“Coincidencia total, pero los dos sabemos que no es así. Las visitas almuerzan y meriendan muy diferentes a los trabajadores, a la vista de todos”, comentó una usuaria en la publicación de Álvarez López.

“Para las visitas hay hasta etcéteras mi hermano, como diría un colega. No lo dudes”, dijo otro. “Para las visitas siempre hay de todo, esa ha sido siempre la diferencia entre la visita y el que trabaja, no lo dudes nunca”, afirmó una tercera.

Una “fidelista” también expresó su desilusión: “Tantas cosas mal y esta una más. ¡Qué triste, porque el comandante nos dijo compartir lo que tenemos, pero eso no se cumple! ¡Qué triste, periodista!”.

“Muy bien. Tampoco deberían andar en carros cuando la cosa aprieta con el combustible y la gente tiene que ir a pie o pagando carísimo a los boteros. Porque no hay transporte público para cumplir con el deber por el cual, por cierto, no pagan tanto como para darse ese ‘lujo’. De lo contrario, igual se viola el código de ética”, consideró una usuaria más en los comentarios.

Desde que a finales de febrero, el régimen cubano anunció severas afectaciones en la distribución del pan, la población ha venido padeciendo intermitencias en la venta del pan racionado (un pan de 60 gramos, o menos, por persona al día), cuya calidad es pésima, además.

Según autoridades del Ministerio de la Industria Alimentaria (MINAL), hasta finales de marzo las afectaciones se harían sentir en el panorama isleño. No obstante, al igual que en muchas otras provincias (Guantánamo y Camagüey entre ellas), los villaclareños inician abril sin pan racionado, una alarmante situación que ilustra el riesgo de inseguridad alimentaria que corren los cubanos.

A mediados de marzo, el arribo de un barco al puerto de Santiago de Cuba con 8,300 toneladas de harina de trigo iba a permitir estabilizar la producción de pan de las provincias desde Ciego de Ávila hasta Guantánamo, según la Agencia de Cubana de Noticias (ACN).

Anteriormente, había desembarcado otro barco con trigo por el puerto de Cienfuegos, y otro, y otro, según el relato victorioso de los medios oficialistas. Pero la realidad ha llegado a un punto crítico en el que ni siquiera los voceros del régimen pueden ocultar su malestar, por muchas protestas que hagan de su condición de “revolucionarios”.

Y, con datos en la mano, empiezan a denunciar la farsa de un “Código de Ética” presentado ante la población como herramienta que legitima al gobierno de Miguel Díaz-Canel con el supuesto de la “ejemplaridad” y otras figuras de la retórica propagandística de un régimen inmoral, turbio y plagado de panzones dirigentes.

Fuente