"Patria y Vida" Wins Song of the Year at the Latin Grammys

LA HABANA, 19 nov. En julio, cuando miles de personas marcharon por toda Cuba en una manifestación impresionante contra el régimen , muchas gritaron y corearon un estribillo común: “¡Patria y vida!”

La frase proviene de una canción de rap del mismo nombre, que se convirtió en un himno para un movimiento incipiente de jóvenes que están tomando las calles y el internet para exigir el fin de la opresión política y la miseria económica.

La canción, escrita por Yotuel Romero, Descemer Bueno, Maykel Osorbo, Eliecer “el Funky” Márquez Duany y el dúo reguetonero Gente de Zona, está nominada a dos premios Grammy Latinos, incluyendo Canción del año, y será interpretada en la ceremonia del jueves por la noche.

“Estos son los primeros Grammys del pueblo de Cuba, estos son los primeros Grammys de la libertad”, dijo Romero en una entrevista telefónica desde Miami. “Estos son los primeros Grammys donde quien se está nominando no es ni Yotuel ni Gente Zona, es ‘Patria y vida’, es Cuba”.

La canción es un caso inusual en el que artistas cubanos confrontan de manera directa al régimen: el título toma y modifica uno de los lemas más emblemáticos de la revolución cubana, “patria o muerte”, una frase que Fidel Castro solía usar como cierre de sus discursos.

“Era la antítesis de patria o muerte: patria y vida”, explicó Romero. “Sabía que esa frase iba a traer mucha controversia”.

Vaya que estaba en lo correcto.

Luego de su lanzamiento en febrero, la canción fue severamente criticada por figuras gubernamentales como el presidente Miguel Díaz-Canel y el exministro de Cultura Abel Prieto, quien se refirió a la composición como “panfleto musical”, y escribió en Twitter: “Nada más triste que un coro de anexionistas atacando su tierra”.

Sin embargo, las críticas de los funcionarios hicieron poca mella en la popularidad de la canción. En 2018, tras décadas de aislamiento, el uso del internet se volvió generalizado en Cuba, por lo que muchos jóvenes cubanos ahora están muy activos en redes sociales, donde el himno se propagó como reguero de pólvora. El video que lo acompaña se ha visto más de nueve millones de veces en YouTube.

El lanzamiento de la canción sucedió pocos meses después de que cientos de artistas, intelectuales y otros se manifestaron al exterior del Ministerio de Cultura en La Habana en contra de una serie de detenciones recientes, entre ellas la del rapero Denis Solís.

“Esa protesta transformó la narrativa de la oposición en Cuba”, comentó Rafael Escalona, director de la revista de música cubana AM:PM. “Había un caldo de cultivo para que alguien recogiera los frutos de esto y se consolidara un himno de lucha”.

El 11 de julio, “Patria y vida” se transformó en un grito de guerra, cuando Cuba vivió las manifestannciones más grandes que se habían visto en décadas, en las que los cubanos protestaron contra los cortes de electricidad, la escasez de alimentos y la falta de medicamentos.

“Esta es mi forma de decírtelo, llora mi pueblo y siento yo su voz”, dice la canción. “No más mentiras, mi pueblo pide libertad, no más doctrinas. Ya no gritemos ‘patria y muerte’ sino ‘patria y vida’”.

Cientos de personas fueron encarceladas después de las manifestaciones de julio, y al menos 40 más fueron detenidas este lunes, cuando el régimen se encargó de reprimir otra marcha prevista.

Los riesgos también afectaron a los compositores.

Si bien la mayoría de los artistas que colaboraron en la canción ya eran conocidos a nivel internacional antes del lanzamiento y también vivían fuera de Cuba, Maykel Osorbo y El Funky seguían viviendo en la isla: ambos fueron arrestados a principios de este año, y Osorbo sigue en la cárcel. Romero, que vive en Miami, dijo que no puede regresar a la isla por temor a ser detenido.

No obstante, pese a la represión, Romero afirmó que está seguro de que el movimiento emergente impulsado por la juventud cubana y envalentonado por la banda sonora de “Patria y vida” apenas está comenzando.

“Esto ya no es un movimiento, es una generación, esta es la generación patria y vida”, afirmó. “La generación patria y vida llegó para enterrar a la generación patria o muerte”. (www.nytimes.com)