Nuevas regulaciones sobre importaciones entran en vigor el 15 de agosto

Nuevas regulaciones sobre importaciones entran en vigor el 15 de agosto

LA HABANA, 29 julio Las nuevas medidas para las importaciones a Cuba sin carácter comercial entrarán en vigor el próximo 15 de agosto, según disposición de la Aduana General

En la Resolución 175/2022 publicada este jueves en la Gaceta Oficial, la Aduana da a conocer los cambios que permiten la importación no comercial a personas naturales de manera ocasional para su uso personal, familiar o del hogar, a través de equipaje, envíos, menajes u otras cargas autorizadas.

La última resolución aduanal incluye también las nuevas tarifas y tasas que se aplicarán para las importaciones de productos por parte de viajeros, además de establecer un aumento de las cantidades de productos de carácter no comercial que cada pasajero podrá introducir en el país.

Estos cambios responden a las medidas recién anunciadas por el gobierno cubano en la última sesión de la Asamblea Nacional del Poder Popular para oxigenar la moribunda economía cubana.

Según la resolución, en lo adelante se podrá importar hasta cinco teléfonos móviles (hasta ahora se permiten dos), además de dos plantas eléctricas e igual número de motorinas eléctricas. En el caso de las motos se permitirá importar una tercera si se envía como carga.

Otros de los cambios es que quienes reciban envíos aéreos, marítimos, postales y de mensajería, sin carácter comercial, no pagarán el impuesto aduanero por los primeros 30 dólares estadounidenses del valor o su peso equivalente, hasta tres kilogramos del envío, en la relación valor/peso establecida por la Aduana.

También se definió como de carácter no comercial la importación de productos misceláneos por su valor y peso y por la diversidad de los artículos a importar, y no por las cantidades físicas, además de que subió la cantidad permitida de algunos artículos.

En la resolución se deja claro que el carácter no comercial de las importaciones tiene que ver con «la naturaleza y funciones de un artículo» y con que «la reiteración de las importaciones realizadas no evidencien el carácter o fin comercial de su importación».

Esa disposición se interpreta como una advertencia directa a las personas que se dedican al turismo de compras, conocidas como «mulas», quienes aprovechan sus estatus migratorios para salir del país e ingresar mercancías que luego se revenden en el mercado informal.

En caso de que la Aduana considere que se importa con carácter comercial, podrá sancionar al viajero con el decomiso de los artículos que excedan la cantidad establecida en la nueva resolución.

Otra de las salvedades que se establece en lo adelante es que «las partes y piezas fundamentales de máquinas, aparatos y equipos, importados de conjunto, son considerados por la Aduana como máquinas, aparatos y equipos completos. Cuando se presentan fraccionados, se toma en cuenta que la suma de las partes representen el valor total del equipo a importar».

Es decir, una torre y un monitor se consideran como una microcomputadora completa o una bicicleta sin gomas es admitida como un artículo completo.

Asimismo, la Aduana define como artículos de miscelánea el calzado, confecciones, alimentos, artículos de aseo personal y del hogar, bisutería, perfumería y similares.

Para su importación, puntualiza la resolución, estos productos han de ser diversos en sus tipos.

Los equipos electrodomésticos se admitirán también bajo la condición de que sean variados, aunque se podrán importar hasta dos artículos de un mismo tipo siempre que la suma de sus valores no exceda el límite establecido.

Se podrá importar, además, hasta tres artículos relacionados con las telecomunicaciones y dispositivos para la red, incluyendo los accesorios o periféricos de equipos de cómputo (mouse, teclados u otros).

Esa misma regla se tendrá en cuenta para equipos como microcomputadoras de mesa, laptop, tabletas o similares, e instrumentos musicales.

En el caso de los muebles, se admitirán hasta cinco artículos de cada tipo que clasifiquen como ese tipo de producto para el hogar, siempre que su valor no exceda de los cincuenta dólares. Para los que superen ese valor, incluidos los que constituyen juegos, se admitirán tres. Esto último aplica para los muebles para bebés.

Esta nueva resolución de la Aduana trae un listado de precios, con el que se supone una disminución del 70% del impuesto hasta hoy cobrado por los mismos productos.

La flexibilización de la importación de artículos con fines no comerciales forma parte de un paquete de 70 medidas aprobadas por el gobierno cubano para recuperar la deteriorada economía nacional.

Las medidas anunciadas la pasada semana, para flexibilizar las importaciones a Cuba por parte de personas naturales, sin propósito comercial, incluyen:

  • Definir el carácter no comercial de la importación de las misceláneas por su valor y peso y por la diversidad de los artículos a importar y no por las cantidades físicas.
  • Incrementar la cantidad permitida a importar de algunos artículos. Por ejemplo: celulares, computadoras, tabletas, neumáticos y llantas, entre otros.
  • Incrementar el límite de importación mediante envíos de 10 kg a 20 kg.
  • Disminuir el valor del kg de importación de 20 USD a 10 USD e incrementar el exento de pago de 1.5 kg a 3 kg para los artículos que se les aplique el valor-peso.
  • Disminuir el 70% del pago del impuesto aduanero (actualmente es del 100% y se reduce al 30%).

Estas medidas se adoptaron para hacer frente a la depresión de la economía nacional, marcada por la escasez de alimentos, medicinas y otros productos de primera necesidad, y el agravamiento de la crisis energética a causa del déficit de combustible, que incide de manera directa en el transporte y los constantes apagones.

Tras las protestas del 11 y 12 de julio de 2021, el gobierno exoneró de los pagos aduaneros la importación de medicinas, alimentos y productos de aseo sin fines comerciales, lo que ha representado un alivio para muchas familias con familiares en el exterior, para hacer frente a la carencia generalizada de estos artículos en el país.

Sin embargo, los críticos del gobierno sostienen que no es responsabilidad de los cubanos del exilio hacer frente a la escasez generada por la mala administración del país, y denuncian las consecuencias de la llamada Tarea Ordenamiento, que no solo se adoptó en el peor momento para Cuba, sino que empobreció más a los ciudadanos y generó brechas más profundas entre los diferentes sectores de la sociedad.

Fuente