Nena: la perrita callejera que se convirtió en un bombero más en La Habana

Nena: la perrita callejera que se convirtió en un bombero más en La Habana

LA HABANA, 1 feb. Nena, la perrita callejera rescatada por un grupo de bomberos del Comando 5 de La Habana, llegó a ser prácticamente un bombero más.

«Nadie tenía que decirle lo que pasaba, al sonido de cada uno de los timbres», relató en sus redes sociales el proyecto CEDA (Cubanos en Defensa de los Animales).

«Ella era un bombero más. A partir de ese instante el asiento al lado del conductor empezó a tener nombre: NENA», afirman.

Nena fue la primera mascota que el cuerpo de bomberos de la capital cubana adoptó y cuidó hasta su fallecimiento.Nena: la perrita callejera que se convirtió en un bombero más en La Habana

«Hoy Nena ya no está con nosotros, pero su legado de amor y lealtad fue tan grande, que el comando ahora tiene dos perritos más; los cuales a pesar de no pertenecer a un hogar son cuidados, respetados y amados en este centro laboral», aseguran.

«Los perros son poseedores de una inmensa capacidad de amar, a tal punto que llegan hasta a arriesgar su propia vida por la nuestra. Historias como esta nos muestran que con un poquito de amor podemos lograr que nuestros animalitos comunitarios tengan un paso feliz por la vida», sostiene CEDA.

Esta historia llega a ser una especie de bálsamo dentro de las tantas denuncias que a diario se hacen a lo largo y ancho de Cuba sobre el maltrato a los animales.

Hace unos pocos días, un perro fue quemado con una lata de gasolina en el reparto 26 de Julio en la ciudad de Holguín, solo «por diversión».

El pasado mes, en la provincia de Villa Clarale prendieron fuego a una perra callejeraque pretendía protegerse en un pasillo del frío que por esos días invande la Isla.

Ante los reclamos que se hacen cada día mayores por parte de los activistas cubanos, el Ministerio de la Agricultura de Cuba (MINAG) emitió en noviembre una nota donde deja entrever una voluntad de establecer leyes que regulen el cuidado de los animales en espacios públicos de la Isla.

Fuente Cibercuba