Negocio privado en La Habana ayuda a personas necesitadas y vulnerables al coronavirus

LA HABANA, 30 Abril Un negocio privado en La Habana está poniendo su granito de arena para ayudar a las personas más necesitadas y vulnerables al coronavirus.Se trata de BarbarA´s Power Cuba, un proyecto textil en el que se ha cambiado la confección de vestuarios con diseños afrocubanos por la producción de nasobucos, según informó el medio independiente El Toque.

Las costureras fueron enviadas a sus casas, les facilitaron las máquinas de coser y les hicieron llegar la materia prima para ponerse manos a la obra.

Desde su página de Facebook ya anunciaron que se sumaban a las iniciativas solidarias que se están llevando a cabo durante la epidemia causada por la COVID-19. El pasado 28 de abril explicaron que ponían en marcha la creación de una “Ruta de Ayuda”.

“Tenemos las puertas abiertas para todos los que quieran sumarse. Recuerda, las pequeñas cosas son las responsables de los grandes cambios”, señalaron en el post.

Las donaciones de nasobucos se han ido destinando a doctores, personas mayores, embarazadas, madres solteras y personas vulnerables.

Esta actividad solidaria contrasta con el planteamiento del Gobierno de Cuba, que ha puesto en marcha la venta de módulos alimenticios para personas mayores de 65 años pero sin ningún descuento.

De hecho este lunes una cubana criticó la calidad de alimentos que están vendiendo a este grupo de ciudadanos y publicó en las redes sociales dos imágenes de frutas y viandas que no presentaban un estado adecuado para su consumo.

En el territorio cubano se han puesto en marcha iniciativas similares a las de BarbarA´s Power Cuba. A principios de abril se conoció que restaurantes privados estaban entregando alimentos gratis a ancianos y las las tiendas de jabones artesanales regalaban sus productos en hogares de bajos ingresos.

Iniciativas del sector privado que se suma a la que realizó la parroquia de la ciudad de Placetas, en la provincia de Villa Clara, que repartió alimentos a los más necesitados.

El reparto diario fue organizado por los sacerdotes de la comunidad de San Martín, que forman parte de la denominada Mission Placetas.

A finales de marzo ya se produjo otro gesto de solidaridad en Matanzas, donde varios cubanos tuvieron la iniciativa de ayudar con productos de aseo personal y alimentos a las personas más necesitadas que estaban en aislamiento ante la epidemia por coronavirus. Tenemos otros casos similares de ayuda gratis de restaurantes privados, activistas, iglesia etc.

Fuente Cibercuba