Moderna Estación Central de Ferrocarriles por los 500 de La Habana

LA HABANA, 6 FEB. Uno de los edificios más emblemáticos de La Habana promete volver a brillar quizás con mayor esplendor. Los 500 años de la urbe son la justificación perfecta para que desde hace unos años arquitectos y trabajadores laboren sin descanso en la Estación Central de Ferrocarriles,

un inmueble que exhibirá modernos salones y nuevas prestaciones, mientras defenderá sus más auténticos valores patrimoniales que lo convierten en Monumento Nacional.

La Estación Central de Ferrocarriles de La Habana fue erigida en 1912 en los terrenos del Antiguo Real Arsenal de La Habana, donde se fabricaron en su momento hasta navíos de línea de guerra.

En la permuta de los terrenos del antiguo Arsenal por los de la Estación de Villanueva, calificado en su tiempo como “el cambio de la vaca por la chiva”, los Ferrocarriles Unidos se comprometían a edificar una nueva y digna Estación para la capital, así como de realizar la entrada por elevados para no obstaculizar la circulación del tránsito automovilístico.

Este edificio, con su imponente arquitectura, viene a ratificar la importancia que ha adquirido una ciudad que desde la segunda mitad del siglo XIX es una urbe en franca expansión y modernización: los adoquines llegan a sus calles, las farolas de gas constituyen la mayor parte del alumbrado público desde 1862, año en que se instala la primera línea telegráfica y en 1867 se tiende el cable submarino que permite la comunicación internacional.Moderna Estación Central de Ferrocarriles por los 500 de La Habana

Para la construcción y explotación de la terminal se constituyó una empresa en los Estados Unidos, llamada The Habana Terminal Co, inscrita en Kittery, Maine, con el fin de proporcionar facilidades terminales adecuadas y establecer en La Habana “una estación moderna, almacenes y otros servicios”.

Según recoge el libro “Impresiones de la República de Cuba en el Siglo XX”, la terminal se inauguró con gran ceremonia el 30 de noviembre de 1912.

En sus 107 años de historia, la más importante terminal ferroviaria del país ha sido intervenida solamente en dos ocasiones. El mal estado constructivo de sus establecimientos llevó a que en el año 2015 se inicie el traslado de algunas de sus operaciones hacia otros locales y desde el 2016 comienza oficialmente su mantenimiento.

Un equipo de ingenieros, arquitectos y especialistas de los ministerios de la construcción y de transporte, en conjunto con la Oficina del Historiador de la ciudad, han realizado el proyecto que recuperará una construcción considerada monumento nacional. El arquitecto Ahmed Gómez Cabrera precisó que entre los principales objetivos de la restauración está “respetar todos los valores patrimoniales que tiene el edificio”.

Modernas tiendas, cafeterías, parqueo, reloj colgante, escaleras eléctricas, luces, y elementos de cristalería darán multifuncionalidad y belleza a esa joya arquitectónica ya centenaria.

“Los dos niveles superiores serán para las oficinas de la Unión de Ferrocarriles, en el segundo nivel estaría ubicado un nivel comercial provisto con diferentes tiendas como es normal en todas las estaciones a nivel mundial. Mientras que el primer nivel se dedicará a la actividad de transportación”, explicó el arquitecto Ahmed Gómez Cabrera mientras enseñaba algunas de las maquetas de la flamante edificación.Moderna Estación Central de Ferrocarriles por los 500 de La Habana

Dispondrá además con modernos sistemas de comunicación con WIFI. Además se creará una terraza vinculado a la superior al salón de última espera o boleto confirmado- mucho mayores que el anterior que existía y que estará fuera del lobby central del edificio-.

“Lo que existía no cumplía con las normas para la frecuencia de pasajeros. Se prevé una capacidad de más de 16 mil pasajeros diarios. Todos los sistema de clima, electricidad e información serán modernizados para que el servicio al pasajero sea el ideal. En el caso de los andenes se restauró todo el acero pero el sistema pluvial se hizo completamente nuevo. Los andenes 1 y 2 serán lo de mayor longitud”, aclaró el especialista.

La multifuncionalidad de la Estación Central se va a consolidar con andenes diferenciados para trenes de cercano y largo recorrido.

La obra está asociada a la recuperación y modernización del sistema ferroviario nacional. Dentro de ese empeño se encuentra también la reparación de líneas, la ampliación de ramales y la adquisición de coches de pasajeros.
Con información de Cubadebate