Ministros cubanos revelan detalles de escasez de alimentos y combustible en medio de crisis económica

Ministros cubanos revelan detalles de escasez de alimentos

LA HABANA, 22 de nov.  Altos funcionarios cubanos han proporcionado durante varias semanas una instantánea cada vez más espantosa de una crisis económica cada vez más profunda en una serie de programas televisados.
apariciones en horario de máxima audiencia, que revelaron el alcance de la crisis con un detalle sin precedentes.

Ministro tras ministro han dado malas noticias mientras el país dependiente de las importaciones afronta un cuarto año de crisis, arreglándoselas con un mínimo de divisas mientras la producción se desploma.

La producción de alimentos, el suministro de productos farmacéuticos y el transporte han disminuido al menos un 50% desde 2018, dijeron los altos funcionarios, y continuaron disminuyendo este año en gran parte debido a la escasez crónica de combustible y los cortes de energía.

Cuba importa la mayor parte de los alimentos y combustible que consume, pero los ingresos se han desplomado tras la pandemia, obstaculizados por las duras sanciones de Estados Unidos y el tambaleante turismo, que alguna vez fue un pilar de la economía de la isla caribeña.

«Los ministros proporcionaron nueva información que revela cuán grave es la crisis y que el crecimiento este año es muy dudoso», dijo el economista cubano Omar Everleny.

La producción de carne de cerdo, arroz y frijoles -todos alimentos básicos en el plato cubano- ha bajado más de un 80% este año con respecto a los niveles previos a la crisis y la de huevos un 50%, dijo el ministro de Agricultura, Ydael Jesús Pérez.

«Sólo se ha podido adquirir el 40% del combustible, el 4% del fertilizante y el 20% de la alimentación animal necesaria», explicó el ministro.

Los hospitales, con escasez de suministros básicos como suturas, algodón y gasas, han realizado un 30% menos de procedimientos quirúrgicos en comparación con 2019, según datos compartidos en la televisión estatal durante una presentación de la viceministra primera de Salud, Tania Margarita Cruz. Casi el 68% de los productos farmacéuticos básicos no están disponibles o son escasos.

El transporte público, vital en un país donde pocos tienen vehículos, también se ha visto afectado por la escasez de combustible y las dificultades para obtener repuestos.

Si antes del colapso del antiguo benefactor de la Unión Soviética «había 2.500 autobuses circulando en La Habana… hoy hay sólo 300, frente a los 600 de hace cuatro años», dijo el ministro de Transporte, Eduardo Rodríguez Dávila.

Los ministros revelaron que el tráfico de mercancías nacional sigue disminuyendo y es la mitad de lo que era en 2019. La industria opera al 35% de su capacidad.

El gobierno de Cuba ha reconocido que su economía estatal necesita una reforma.

Las autoridades locales, cada vez más presionadas a medida que aumentan los problemas y la tensión, han lanzado programas para contener el hambre, construir viviendas y mejorar el flujo de transporte, pero siguen paralizadas por la falta de fondos, han dicho.

Fuente