LA HABANA, 13 feb. El ministro cubano de Turismo, Juan Carlos García Granda, aclaró en el programa Mesa Redonda por qué era importante la construcción de hoteles en La Habana.“En un principio el país se comercializó como un destino de sol y playa, y hacia esta modalidad se enfocaban los esfuerzos inversionistas. Pero hoy la expectativa de los clientes va más allá, desean disfrutar de la hospitalidad del pueblo cubano, de su cultura”, dijo.

El ministro de Turismo sostuvo que existen muchas razones para seguir potenciando la construcción de hoteles en la ciudad.

Según afirma, era el momento de actualizar la planta hotelera de La Habana, en la que predominaban las habitaciones tres estrellas. “No solo estamos haciendo hoteles nuevos, sino que estamos renovando los existentes como el Riviera, el Habana Libre y el Neptuno-Tritón”.

“A partir del crecimiento del turismo en la capital, se requería de una planta hotelera más actualizada. Los hoteles que hoy construimos son de alta tecnología, en coincidencia con lo que necesita el país. Trabajamos con paneles solares, iluminación ahorradora, incluso, estamos en un proceso de automatización elevado”, apuntó.

No obstante, el funcionario aclaró que “no todo ha sido construcción de hoteles, porque a la par se han desarrollado pueblos y los servicios necesarios: escuelas, policlínicos, panaderías”, dijo el funcionario.

También agregó que el país ha levantado viviendas para los trabajadores del turismo, cuyas familias también resultan beneficiadas.

Además, “estas inversiones generan nuevos empleos”, sostuvo.

En los últimos tiempos la Isla ha estado atravesando una fuerte crisis económica que la ha privado de productos básicos como aceite, carnes, harina, o algo tan importante como el combustible que ha limitado la transportación a lo largo y ancho del país.

En medio de un contexto de escasez, o de “crisis coyuntural”, como los gobernantes han llamado esta etapa, muchos se preguntan por qué siguen apareciendo hoteles por toda La Habana y en otros polos del país como Varadero, mientras el pueblo sigue padeciendo la falta de todo tipo de cosas.

Así, recientemente se inauguró el “SO / Paseo del Prado La Habana”, diseñado por el arquitecto francés Michel Regembal, y compuesto por 250 habitaciones en nueve plantas, incluyendo 8 suites.

El titular también apuntó que el turismo este año decreció: llegaron 4 millones 275 mil visitantes, lo que representó un decrecimiento de un 9,2% con relación a 2018.

También dijo que experimentaron decrecimientos los mercados tradicionales europeos como Alemania, Reino Unido, Italia, Francia y España.

Por otra parte, precisó que el turismo nacional creció un 11%. “No existe cliente nacional ni cliente extranjero, solo existe el cliente. Con independencia del precio que se pague, tiene que primar la calidad del servicio”.
Fuente Cibercuba