México compra casi tres millones más de dosis de Abdala

Cuba vende a México otros 4,5 millones de dosis de vacunas Abdala

LA HABANA, 29 ene. El Gobierno de México compró casi tres millones de nuevas dosis de la vacuna cubana contra el Covid-19 Abdala, pese a que su inclusión en la oferta de fármacos oficial en ese país ha provocado el rechazo de muchas personas y advertencias de profesionales de la salud.

De acuerdo con el diario local La Jornada, el pasado viernes llegaron a ese país 2.851.200 dosis, según informó la Secretaría de Salud (SSA), que indicó que el cargamento está destinado a «reforzar la Campaña Nacional de Vacunación Invernal 2023-2024».

El embarque de Abdala, un inyectable que hace más de un año está pendiente de aprobación por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para su comercialización y uso masivo, es el primero de 2024. En octubre pasado, México compró 2.8 millones de dosis.

Ese país experimenta un repunte de casos de Covid-19, influenza y otros virus respiratorios. En lo que va de año, según la Dirección de Epidemiología de la SSA, se han notificado 390 casos positivos de esta enfermedad y nueve defunciones por esa causa.

La Abdala fue autorizada para su uso en México en diciembre de 2021 por la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS). Pese a que La Habana anunció que sus inyectables contra el Covid-19 serían una solución barata para los países pobres, por el momento solo algunos de sus aliados políticos han utilizado parcialmente esas vacunas.

De hecho, las autoridades de la Isla, que lanzaron una fuerte campaña internacional para que los organismos nacionales autorizaran en más países el uso de esos fármacos, apenas hacen referencia a ellos.

En cuanto a México, la Secretaría de Salud enfrenta desde octubre último una demanda por la compra y aplicación de Abdala, presentada por varios diputados opositores, quienes denunciaron que el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador habría adquirido vacunas cubanas vencidas.

La denuncia fue interpuesta en la Secretaría de la Función Pública (SFP) por presunto manejo, aplicación o custodia irregular de recursos públicos federales asignados a la vacunación, así como por la aplicación de vacunas caducadas.

Recientemente, empleados del Instituto Mexicano de Seguridad Social (IMSS) del estado de Morelos denunciaron que las autoridades los obligan a aplicar dosis vencidas de la vacuna cubana Abdala. Los trabajadores, que pidieron no revelar sus nombres, dijeron al diario mexicano El Universal que la orientación es aplicar de manera discreta las vacunas vencidas en las 24 unidades del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Morelos, así como también en los centros de salud de ese estado.

En la queja ante la SFP se solicita revisar la estrategia nacional de vacunación contra el Covid-19, pues en ella se habría vulnerado el derecho a la protección a la salud y existen posibles afectaciones a los recursos públicos, así como pide revisar el manejo adecuado de las vacunas que garantice su eficacia, calidad y seguridad.

Además, la demanda pide que se rinda un informe a la Cámara de Diputados y, en su caso, iniciar procedimientos de responsabilidades administrativas por conductas que pudieran ser delitos.

Asimismo, el estado de Guanajuato rechazó la vacuna cubana, debido a que no protegería contra el Covid-19 y por la posibilidad de generar un efecto secundario grave, según declaró el secretario de Salud local, Daniel Díaz Martínez.

El funcionario dijo que lo único que pide Guanajuato al Gobierno federal son vacunas que estén aprobadas por la OMS, y aseguró ya se reunió con el nuevo subsecretario de Salud, Ruy López Ridaura, para abordar el tema.

«A esta vacuna sí nos negamos», declaró el secretario guanajuatense en una entrevista, donde dijo que apuestan por la vacuna de Pfizer, Moderna u otra que esté avalada por la OMS.

«Es un tema de calidad y de seguridad y siempre hemos priorizado eso para proteger la salud de todas y todos los guanajuatenses. Ese es el motivo. No es motivo de rebeldía, de no querer y no poder, sino que necesitamos evidencia científica», dijo.

López Obrador se puso la vacuna cubana en octubre pasado, como parte de la campaña de refuerzo anunciada por su Gobierno, y lo hizo delante de las cámaras durante su programa televisivo matutino.

En México, Abdala comenzó a aplicarse como refuerzo previo al aval de la COFEPRIS. Varios especialistas criticaron la decisión del Gobierno mexicano de comprar una vacuna que consideraban «obsoleta».

A finales de diciembre de 2022 trascendió que era pobre la afluencia de personas a los centros de vacunación habilitados por la Secretaría de Salud de la Ciudad de México para recibir dosis de Abdala. Ello, a pesar de que ese país vivía una sexta ola de contagios por Covid-19.

López Obrador defendió entonces el uso de la vacuna Abdala y calificó el rechazo del fármaco como «ignorancia» de sectores del bloque conservador de su país.