Master Class Havana Club para periodistas: Cuba en ron y tabaco
LA HABANA, 7 sep (PL) El aroma y buen gusto del ron cubano y el maridaje con el habano hecho en la isla caribeña embriagó a los periodistas e invitados asistentes al primer Master Class Havana Club que concluyó hoy aquí en esta ciudad.

El exquisito sabor del Havana Club Cohíba Atmospheres Unión, de la Colección Icónica de la empresa, se fusionó con el emblemático tabaco Trinidad para emprender un viaje sensorial por los aromas ahumados y sabores autóctonos de la cultura y tradición cubanas.

Durante la segunda jornada del encuentro, en la sede del Iberostar Gran Hotel Packard, los reporteros tuvieron el privilegio de dialogar con el embajador de la marca Havana Club a nivel internacional, Damián Domínguez.

El especialista explicó las diferencias entre degustar y maridar, y demostró la forma idónea de realizar el proceso con el prestigio espirituoso, primero de su tipo diseñado para disfrutar con puros cubanos.

Los periodistas pusieron en práctica sus habilidades aprehendidas en el encuentro anterior, gracias a la conferencia del embajador de la marca Alfredo Guerra realizada la víspera sobre las características distintivas del ron cubano.

Tres de los cinco sentidos se activaron ipso facto. La vista, el paladar y el olfato fueron imprescindibles para detectar las notas ahumadas, el sabor a frutos secos, el chocolate y la vainilla que emanan del espirituoso.

Los pasos a seguir eran simples. Primero, levantar con delicadeza el vaso. Segundo, observar su coloración y brillo, signos del tiempo de añejamiento. Luego, presenciar las lágrimas (gotas), cuyo recorrido y volumen evidencian también del tiempo de madurez. Después oler, imaginar, catar.

Adormecimiento y sensación cálida invadió el paladar al primer sorbo, luego vino la explosión de sabores y picor que se convirtieron en el descubrimiento de nuevos elementos.

Más tarde, llegó el Trinidad Vigía y las jocosas anécdotas de el sumiller de puros Fernando Fernández y uno de los creadores del Unión.

Según se conoció en el encuentro, más de dos años perduró el trabajo de búsqueda e investigación de Fernández y el también el Maestro del Ron cubano Asbel Morales para crear el producto, inspirado en procesos de añejamiento naturales, y mezclas con las hojas de tabaco.

El maestro explicó la historia detrás de la marca, fundada en 1969 y fabricada actualmente en la occidental provincia de Pinar del Río, una de las más gustadas por los fumadores de todo el mundo y producidas en cantidades limitadas.

De primera mano, Fernández demostró el proceso de encendido del puro (cinco o siete minutos), explicó las especies que lo componen, y alertó sobre la forma adecuada de fumarlo, sin aspirar el humo como se hace con el cigarro.

Así, alucinados por la exquisita sinergia y el acabado rico y aromático, cerró la asombrosa travesía donde además del buen gusto por el ron y habano cubanos, primó el intercambio de criterios y experiencias, la jocosidad y alegría.

Agradecidos por la oportunidad y llenos de júbilo llegó la despedida de la cita que, además de ofrecer conocimiento, devino ocasión para promover campañas e iniciativas lideradas por Havana Club Internacional a nivel mundial.

La primicia fue dada aquí, pero será noticia de nuevas historias.

Fotos: Pedro Suárez