Llegan buques de harina de trigo en Cuba

Llegan buques de harina de trigo en Cuba

LA HABANA, 12 mar. El arribo de un barco al puerto de Santiago de Cuba con 8,300 toneladas de harina de trigo permitirá estabilizar la producción de pan de las provincias desde Ciego de Ávila hasta Guantánamo, según reveló la Agencia de Cubana de Noticias (ACN).

Alberto López Díaz, el nuevo ministro de la Industria Alimentaria, dijo que la harina que llegó al país “no lleva un proceso industrial” y que por ese motivo se acortaron los plazos para estabilizar la producción y no habrá que esperar a finales de marzo, como habían anunciado previamente.

El buque arribó el pasado sábado y el domingo se comenzó a distribuir la harina en las citadas provincias para iniciar de inmediato la producción del pan de la canasta familiar normada en el oriente del país.

“Ese embarque responde a gestiones de la máxima dirección del Gobierno cubano para responder al contexto real”, agregó el ministro; quien aseguró que, a pesar de la compleja situación con el combustible, está asegurada la logística de transportación desde el puerto de Santiago de Cuba hacia los destinos planificados.

López Díaz informó que la pasada semana arribó también otro barco con trigo por el puerto de Cienfuegos, que aunque no va a garantizar el total del consumo de la producción de pan, permitirá una recuperación paulatina de los atrasos para el occidente y centro del país.

A pesar de la llegada de barcos con harina de trigo se mantiene la utilización de extensores en la elaboración del producto hasta en un 15 por ciento.

El alto directivo precisó que, tras la llegada de los dos buques, no llegó a detenerse el molino de Cienfuegos, que era el único que estaba en funcionamiento.

Para el centro y occidente de Cuba se esperan nuevos arribos próximamente que permitirán estabilizar todavía más la producción.

Actualmente solo produce harina el molino de Cienfuegos -con una capacidad de 240 toneladas diarias- de ahí la compleja situación presentada en la que los territorios ajustaron la distribución del pan.

Fue el pasado 24 de febrero cuando autoridades del Ministerio de la Industria Alimentaria (MINAL) anunciaron que hasta finales de marzo habría severas afectaciones en la entrega del pan de la canasta familiar normada por retrasos en la llegada de cargamentos de trigo.

Lea tambien: RUSIA DONA 25.000 TONELADAS DE TRIGO A CUBA

“Restricciones financieras asociadas básicamente con el recrudecido bloqueo y las limitaciones logísticas que sufre Cuba para traer trigo desde mercados lejanos son las causas esenciales del retraso en el arribo de barcos con el cereal”, explicó entonces Emerio González Lorenzo, presidente del Grupo Empresarial de la Industria Alimentaria, quien precisó que los últimos cargamentos habían llegado a finales de enero.

El directivo detalló, además, que solo estaba trabajando el molino de Cienfuegos, que solamente lograba producir 250 toneladas de harina diarias de las 700 que lleva el consumo solamente del pan de la canasta familiar normada.

En medio de la crisis las autoridades llegaron a anunciar que incluso se negociaba la compra de harina importada por «formas no estatales de gestión».

La situación generó un aluvión de críticas y agudizó el ya delicado panorama alimentario en Cuba, donde se necesitan 20,000 toneladas de harina solo para producir el pan que garantiza la canasta familiar normada.

El drama en la escasez de harina de trigo para hacer frente a la producción de pan no es de ahora. En 2023, los cubanos ya vivieron a los largo y ancho del país periódicas irregularidades en la venta del pan normado.

A esas irregularidades se suma la pésima calidad del pan vendido.