Lavrov presiona Cuba para que otorgue más facilidades a operadores económicos rusos

Lavrov presiona Cuba para que otorgue más facilidades a operadores económicos rusos

LA HABANA, 21 feb. El canciller ruso Serguéi Lavrov presionó a las autoridades cubano para que el gobierno de Miguel Díaz-Canel otorgue más facilidades a los operadores económicos rusos.Durante su visita a La Habana, el enviado de Vladimir Putin se reunió con su homólogo cubano y abordaron temas de la agenda común, según la ambigua cobertura dada por los medios de prensa oficialistas.

“Se han dado ímpetus adicionales para que los operadores económicos rusos participen en la economía cubana”, señaló de modo impersonal el canciller ruso en el noveno viaje que realiza a Cuba en sus casi 20 años como ministro de Asuntos Exteriores de la Federación Rusa.

El propósito de construir las bases jurídicas adecuadas para la relación que mantienen ambos regímenes fue abordado en reunión con el gobernante cubano, así como seguir avanzando en la “cooperación económica, comercial y de inversiones”.

En declaraciones a la prensa, el diplomático afirmó que ambos gobiernos han tomado decisiones para afianzar la base política del acercamiento permanente. La Habana es una aliada incondicional de Moscú en la región, y no ha dudado en hacerlo patente en varios foros internacionales manifestando su apoyo a la invasión rusa de Ucrania.

Sin ser preguntado por el preocupante incremento de la cooperación militar entre ambos países, la presencia de mercenarios cubanos en la guerra en Ucrania, o la cesión de soberanía cubana ante los intereses geopolíticos rusos, Lavrov hizo mención a asuntos como el suministro de petróleo, de sus derivados, y de fertilizantes al régimen cubano, al que insistió en atender las condiciones que exigen los inversores rusos para crear facilidades para las inversiones y negocios rusos en la Isla.

“Todavía hay pocos inversores en Cuba, salvo los españoles. Porque la regulación sigue siendo estrictamente comunista. Hasta ahora no hay mucho mercado allí. Pero hay oportunidades”, dijo en julio del pasado año Boris Titov, asesor ruso para las reformas del mercado en Cuba y jefe del Comité Empresarial Cubano-Ruso.

Entrevistado por la Revista de Mercados Financieros Financial One, Titov afirmó que Cuba era un nicho de oportunidades de mercado, y la comparó con “la Unión Soviética de finales de los 80”.

“Cuba hoy es Rusia, más precisamente la URSS de finales de los 80. Básicamente, todo está prohibido, pero algo ya está permitido. Los restaurantes cooperativos ya están funcionando”, afirmó Titov, uno de los principales asesores económicos de Putin, durante una reunión con miembros de la Asamblea Empresarial de Moscú.

Además, el empresario señaló que en Cuba sigue existiendo una enorme economía sumergida y dolarizada que necesita aflorar, para lo cual se requieren reformas políticas y “una reforma completa del mercado”.

«Los economistas rusos le ofrecieron a Cuba un plan de cambios para impulsar una economía de mercado que conserve el apoyo social. La reforma económica la pueden y deben promover las pequeñas y medianas empresas. En Cuba las PYMES equivalen a las empresas privadas, ya que el Estado controla todas las áreas estratégicas», declaró Titov en abril a la revista Sputnik.

Para el laboratorio de ideas Siglo XXI, organización independiente de la sociedad civil cubana con sede en Madrid, el acuerdo con Rusia para crear un Centro de Transformación Económica que impulse reformas en la economía cubana, confirma su “transición hacia un Estado mafioso de mercado como el de Putin”.

“Aquellas fuerzas que en países democráticos con Estado de Derecho y libre mercado vienen abogando por relaciones constructivas con la elite de poder cubana deben desechar ilusiones y tomar debida nota de que ésta ya ha decidido, formal y públicamente, ‘modernizar’ su Estado mafioso en estrecha alianza con el peor enemigo de Occidente en este momento: la Rusia de Putin”, expresó el centro en un comunicado.

A mediados de mayo, Titov desveló que el régimen cubano había ofrecido a empresas rusas el derecho a hacer uso en usufructo de la tierra de la isla por un plazo de 30 años. «Nos están dando un trato preferencial», admitió Titov en un discurso en el Hotel Nacional, en el que añadió que «el camino es claro», pues se trata de un privilegio rara vez concedido a empresas extranjeras en Cuba.

Durante su intervención Titov presumió que las autoridades caribeñas habían abierto de forma decisiva las puertas a un rápido incremento de las inversiones rusas en Cuba, para lo cual contaban con importantes beneficios que ofrecer.

Además de la cesión de tierras en usufructo o exenciones impositivas, Titov hizo alusión a otros planes conjuntos, como la pronta apertura de una tienda para la venta a la población en la isla de productos rusos.

“Se está haciendo mucho para los inversionistas rusos, hay condiciones preferenciales”, dijo Titov en enero pasado. “Todo saldrá bien”, manifestó en mayo, en referencia al centro comercial con productos alimenticios y bienes domésticos rusos que piensan abrir en La Habana.

Las palabras de Titov y las visitas de Lavrov hacen temer una asesoría para la apertura del mercado similar a la llevada adelante de la mano de Boris Yeltsin: unas reformas que llevaron la transición rusa del socialismo al capitalismo de la mano de la corrupción, las prácticas mafiosas y la creación de una oligarquía cleptócrata que terminó funcionando como brazo económico del régimen de Putin, marcadamente autoritario, represor e iliberal.

Fuente