“Las firmas no son patrimonio”: director de la Bodeguita del Medio responde a críticas tras remodelación

LA HABANA, 28 mayo José Miguel Pumarada Fernández, director del local La Bodeguita del Medio, respondió a las críticas que llegaron luego

de que el establecimiento realizara una remodelación, borrando las miles de firmas que desde hace años adornaban las paredes del sitio turístico.

En una entrevista realizada por el medio independiente 14yMedio, el director del famoso bar-restaurante de La Habana menospreció el valor que estas firmas tenían, asegurando que las firmas “no son patrimonio”.

Pumarada Fernández aseguró que pese a las quejas generadas entre los amantes del local, la remodelación era necesaria, pues se encontraba presuntamente en mal estado.

“Había filtraciones por todos lados, los clientes estaban comiendo y el agua caía en la mesa, había mucha humedad. Los cuadros se caían de las paredes porque el repello estaba podrido. La humedad era mucha y era parte de las quejas de los clientes que visitaban la casa”, declaró al citado medio.

El director del local aclaró que esta es una remodelación que esperaba realizar desde hace tres años, aprovechando la pandemia para poder iniciarla.

“El libro de firmas, todas las fotos con sus cuadros -que datan de los años 40 y 50-, la estructura de la casa, la arquitectura, la madera, todo eso se respetó”, recalcó.

Pumarada aseguró que fue a la Oficina del Historiador de la ciudad para las reparaciones, sin embargo, un especialista de dicha institución indicó al medio independiente que no estaba al tanto de estas remodelaciones.

“Si borraron todo es terrible. Es un lugar icónico, no es una taberna cualquiera”, opinó el especialista refiriéndose a los cambios hechos en el bar-restaurante.

La especialista Salomé García, graduada de Artes Plásticas del Instituto Superior de Arte, calificó las remodelaciones como parte de “la ofensiva iconoclasta del Estado cubano” contra el patrimonio de la Isla.

“Este es un local de propiedad estatal/pública, y de alto valor patrimonial. Los contratos para estas intervenciones (y para muchas otras) deberían ser licitaciones públicas. Además, son intervenciones que por su relevancia deberían cubrirse en los medios de prensa, así se evitarían tergiversaciones”, agregó.

Esta no es la primera vez que La Bodeguita del Medio pierde sus icónicas firmas, pues en 1959 sus paredes fueron pintadas, cubriendo las primeras firmas que se realizaron en el local. Poco después, el ambiente pudo recuperarse gracias a la donación de fotografías de la época. (www.periodicocubano.com)