Las empresas hoteleras españolas seguirán invirtiendo con fuerza en Cuba

LA HABANA, 21 oct. (DDC) Los grupos hoteleros españoles han fijado planes ambiciosos de crecimiento en Cuba. Las cinco grandes empresas españolas del sector (Meliá, NH, Barceló, RIU e Iberostar) prevén varias nuevas aperturas en los próximos doce meses y tienen fijado un calendario de inauguraciones y reformas intensivo hasta 2020, informó El País.

La cadena con mayor presencia en la Isla es Meliá, que en la actualidad cuenta con 41 hoteles, de los que 29 están en Cuba, siete en México y cinco en República Dominicana. Cuba es el gran objetivo de Meliá en el futuro, donde tiene proyectado abrir en el medio plazo seis nuevos hoteles con 2.700 habitaciones.

Dos de ellos (Meliá Internacional Varadero y Paradisus Los Cayos) se inaugurarán en diciembre. Además, la firma balear maneja otros tres proyectos en el área.

Cuba se ha convertido en una prioridad para las hoteleras. El proceso de apertura económica y la mejora de relaciones políticas e institucionales han enterrado viejas disputas entre España y Cuba. Buena prueba de ello es el anuncio de Pedro Sánchez de que el próximo 22 de noviembre hará el primer viaje oficial de un jefe de estado español a la Isla en 32 años.

Otra de las grandes hoteleras que ha puesto al archipiélago en su punto de mira es Iberostar. La cadena cuenta en la actualidad con 20 hoteles (supone el 17% de su planta en todo el mundo) y 7.170 habitaciones. Sumará en menos de un mes otro nuevo, ya que prevé inaugurar el 15 de noviembre el Iberostar Holguín, con 638 habitaciones.

Este hotel se une al Iberostar Grand Packard, abierto el 10 de septiembre en La Habana, con 321 habitaciones. En su inauguración participó el gobernante Miguel Díaz-Canel.

La firma balear celebra en 2018 sus 25 años de presencia en Cuba y la cúpula de la hotelera ha reafirmado recientemente su compromiso con la Isla al augurar que alcanzarán las 12.000 habitaciones en 2020. Eso supondría un crecimiento del 68% en apenas dos ejercicios.

Las autoridades de La Habana presta especial atención al mercado español, que en 2017 registró un crecimiento del número de viajeros enviados a la Isla del 10,5% en comparación con el año anterior, según datos del Ministerio de Turismo y teniendo en cuenta el parón que podría sufrir el turismo procedente de EEUU.

La reducción en un 7% del arribo de turistas a Cuba en el primer trimestre del año confirma que el efecto del tsunami provocado por el «deshielo» con Estados Unidos terminó. Las principales causas de la disminución en el número de turistas han sido la crisis provocada por los misteriosos ataques que sufrieron diplomáticos estadounidenses en La Habana y los severos daños del huracán Irma en el país.

El sector turístico cubano ha experimentado desaceleración en el crecimiento de la llegada de viajeros de Canadá —principal emisor hacia la Isla—, Rusia, Italia, Francia y España. Si la subida de viajeros procedentes de esos destinos fue del 36,53% en 2015, la de 2017 fue del 12,30%.

El turismo es una de las principales fuentes de ingreso del Gobierno cubano, con 2.907 millones anuales.