La termoeléctrica Guiteras vuelve a la agonía

Otra vez la “Guiteras” saldrá del sistema por mantenimiento

LA HABANA, 2 junio Pese a permanecer durante más de tres meses fuera de servicio mientras era sometida a un amplio mantenimiento, la Termoeléctrica Antonio Guiteras, de Matanzas, el mayor bloque unitario de generación de energía de Cuba, volvió a presentar desperfectos el miércoles y no logró sincronizar al Sistema Eléctrico Nacional (SEN).

De acuerdo con el periodista de Radio Rebelde José Miguel Solís, la planta «no pudo terminar la sincronización por motivos del mal funcionamiento de un sistema asociado a la turbina».

Precisó el reportero que «el inconveniente suele ocurrir con frecuencia en un arranque desde cero y en una industria tan compleja como la de generación de electricidad, y por eso les puede atrasar no más de 48 horas». Por ello, se prevé ahora que pueda empezar a aportar energía a partir del domingo próximo, agregó.

Sin embargo, el ingeniero Lázaro Guerra, director técnico de la Unión Eléctrica (UNE), explicó el jueves a la televisión oficial que «en las revisiones realizadas este miércoles el comportamiento fue positivo en general, aunque tomarán unos cuatro días los ajustes necesarios en el sistema de lubricación», citó la estatal Agencia Cubana de Noticias. O sea, la sincronización será la próxima semana, si no hay nuevos inconvenientes.

Las operaciones de arranque habían iniciado el martes, pero el nuevo fallo demoró la fecha que habían dado las autoridades para su puesta en marcha: fines de mayo. Después de la última avería que sufrió la instalación en febrero pasado, comenzó el mantenimiento, que las autoridades dijeron que iba a permitir una mayor estabilidad eléctrica en el verano, que acaba de comenzar.

El ingeniero Rubén Campos Olmos, director general de la Guiteras, explicó al diario oficial Granma que el énfasis del mantenimiento «estuvo en la reparación del cilindro de baja presión de la turbina», si bien «también fue necesario sustituir tuberías, trabajar en los calentadores de aire, en las torres de salida de 110kV y 220kV, y acometer otras labores en la caldera, así como en equipos y objetos vitales de la industria, sin descartar la recogida de materiales y limpieza de las áreas».

El funcionario anticipó que incluso cuando entre en marcha, la Guiteras seguirá en preparativos para un mantenimiento capital, que debe finalizar antes de concluir 2023. Así que la intención es mantenerla funcionando solo durante el verano, periodo de mayor demanda de energía eléctrica en Cuba.

La planta, inaugurada por Fidel Castro en 1988, fue por décadas la de suministro más estable de energía del país, pero desde la pasada década su funcionamiento se vio afectado por constantes averías. Además, dado que consume crudo cubano, con alto contenido de azufre, su deterioro es superior al de otras termoeléctricas de la Isla.

Durante el mantenimiento de la planta, en abril ocurrió además un derrumbe en la chimenea, lo que costó la vida a dos obreros que trabajaban en el lugar y provocó lesiones a otros dos.

La nueva interrupción pone en duda la promesa de las autoridades de evitarle a los cubanos el pavoroso panorama que vivieron a partir de mayo de 2022, con apagones de más de 12 horas en varios territorios del país, y que no se han extinguido del todo, si bien el servicio eléctrico ha sido más estable durante 2023.

El Gobierno sabe que, de repetirse los cortes de servicio durante el verano, podría tener que enfrentar nuevamente el estallido social que se produjo meses atrás, cuando los cubanos salieron a las calles a protestar, asfixiados por la escasez de alimentos, medicamentos y los apagones interminables. En todas esas ocasiones, el régimen sofocó las manifestaciones con violencia.