La llegada de un crucero Marella Explorer 2 en La Habana

LA HABANA, 29 dec. La Habana se reanima por estos días finales de año con la llegada de un crucero británico cargado con casi medio millar de turistas, en la segunda de las cuatro visitas planificadas a la isla por ese buque.

Los vacacionistas arribaron en el barco Marella Explorer 2, perteneciente a Marella Cruises Restricted, del Grupo TUI, y de inmediato se desperdigaron por las calles de la ciudad, que en noviembre último cumplió 504 años.

“La parte antigua de la ciudad es muy hermosa y está muy bien conservada”, dijo a Xinhua el británico John Garling, quien por primera vez pisó las calles de la capital cubana.

Garling y su esposa Marie recorrieron buena parte del emblemático malecón habanero a bordo de un viejo Oldsmobile descapotable, un auto clásico que parece recién salido de la fábrica en Michigan, Estado Unidos.

“Es un buen cierre de año después de tantas penurias”, afirmó Mario Arteche, el dueño del flamante auto de alquiler.

Arteche señaló que la lenta recuperación del turismo en la isla, tras el demoledor golpe de la pandemia de COVID-19, ha golpeado la economía familiar de muchas personas que dependen de ese sector.

“Cuando hay poco turismo, todo se resiente en casa”, afirmó. Ese criterio fue compartido por Luis Fernández, un hombre que desde hace 12 años conduce un pintoresco coche de caballos en un circuito que cubre las principales zonas históricas de la vieja La Habana.

Fuente