La Fábrica de Arte Cubano: un vacunatorio atípico en La Habana

La Fábrica de Arte Cubano: un vacunatorio atípico en La Habana

LA HABANA, 6 ago (EFE)  La Fábrica de Arte Cubano (FAC), meca cultural de las noches habaneras,

se reinventó hasta esta semana como uno de los vacunatorios habilitados en La Habana para la intervención sanitaria con Abdala, la primera vacuna cubana contra el coronavirus.

En una de las naves de la Fábrica, como también se conoce al laboratorio de experimentación artística, fueron inmunizadas más de 400 personas del municipio capitalino del Vedado desde el 22 de junio hasta agosto, aseguró a Efe el doctor Luis Antonio Oliva.

Vacunar en un lugar tan atractivo como este ha sido “una experiencia muy buena”, no solo por el buen ambiente que se respira, sino también por la atención de calidad del equipo de FAC con el personal sanitario, aseguró Oliva.

La decoración típica de las naves de la Fábrica, con discos de vinilo pegados a las paredes de ladrillo y estrechos pasillos, se reacomodó con bancos, donde las personas esperaban su turno para recibir las dosis.

La inmunización se coordinó con varios estudiantes de Medicina que seguían el protocolo con los pacientes: anotar sus datos, tomarles la presión sanguínea antes y después de vacunarse y, luego, la hora de espera indicada por si había alguna reacción.

En Cuba más de 3 millones de personas -de una población de 11,2 millones- han recibido al menos una dosis de Abdala o del candidato vacunal Soberana 02 como parte de los ensayos clínicos y estudios de intervención sanitaria y poblacional desarrollados para frenar los contagios por covid-19, según datos oficiales.

Cerrada al público desde marzo pasado por la pandemia, el emblemático espacio cultural cedió también otra de sus naves para almacenar donativos de la Fundación canadiense Dubois, gestionados a través de la ONG OIKOS, con sede en Portugal.

Cualquier ayuda es bienvenida ante el peor rebrote de la pandemia por el que atraviesa Cuba, con récords que superan los 9.000 casos y rozan el centenar de fallecidos diarios.

Apoyar en todo lo necesario fue la forma que encontró el equipo de FAC de demostrar su “respeto, admiración e infinito agradecimiento a nuestros médicos y científicos”, tal y como anunciaron en Twitter.

La respuesta no sorprendió, dado el marcado enfoque social y comunitario que ha defendido desde sus inicios el proyecto liderado por el músico y compositor cubano X Alfonso.

Esa idea de convertir una de las naves de FAC en un vacunatorio surgió de las autoridades locales, “porque han visto que siempre respondemos de la misma forma: con apoyo logístico y, sobre todo, humano; siempre estamos ahí para lo que haga falta”, declaró Alfonso a Efe.

El artista visual cubano destacó también la “estrecha relación” con la comunidad y refirió que, cuando se trata de salvar vidas, “hay que estar ahí, para lo que sea”.

“Si no nos ayudamos nosotros mismos, ¿quién lo va a hacer?”, puntualizó el impulsor de FAC, una antigua fábrica de aceite de cocina reconvertida hace seis años en un laboratorio de intercambio entre las distintas manifestaciones artísticas.

La otrora ruidosa nave industrial fue seleccionada en 2019 por la revista Time entre los 100 mejores lugares del mundo.

En aquel momento, la prestigiosa publicación destacó que FAC simboliza la confluencia de los creadores más interesantes de la capital cubana en un solo espacio, un hecho que lo vuelve atractivo al público.

Sus pasillos, por los que han pasado figuras como Madonna, el legendario productor musical Quincy Jones y hasta la ex primera dama estadounidense Michelle Obama, se transformaron esta vez en un vacunatorio “atípico” en pleno corazón del Vedado habanero.