La “curiosa” manera de hacer ladrillos en Las Tunas

La “curiosa” manera de hacer ladrillos en Las Tunas

LA HABANA, 8 apr. ¿Será esta una manera de “resistir creativamente”? ¿Hasta dónde puede llegar el cubano con su inventiva? Un ejemplo de ello es una fábrica de ladrillos instalada en Las Tunas, que usa una mezcla: aserrín, estiércol y cáscaras de arroz para elaborar este producto.

La Agencia Cubana de Noticias se atrevió a decir que esta es una “nueva era” en la fabricación de ladrillos, productos a la asociación entre la empresa importadora y exportadora Agroint y un empresario argentino.

La fábrica se localiza en el municipio de Jobabo, y maneja esta industria con “tecnologías de enfoque ecológico”.

La nota declara que el proyecto comenzará con la instalación de máquinas para el corte de ladrillos Caravista. Esta variedad, de hecho, gestiona un ahorro en el uso de otros materiales como el cemento.

Se utilizan hornos desmontables, “una innovación sin precedentes en Cuba que permite aumentar significativamente la capacidad de producción”, declara el medio.

La característica distintiva de estos ladrillos es su composición ecológica. La arena se sustituye por materia orgánica, como carbonilla, aserrín, estiércol y cáscara de arroz, entre otros, aseguran los directivos de esta fábrica.

“Esta mezcla facilita la cocción y, además, se beneficia de la disponibilidad local de estos materiales, lo que reduce costes”, añadieron.

Los hornos desmontables permiten reutilizar todos los elementos una vez finalizados el proceso, minimizando el consumo de leña y maximizando la calidad y dureza del producto final, concluye Alberto González Hernández, director general de Agroint.

Fuente