La agencia EFE valora irse de Cuba ante la imposibilidad de ‘ejercer libremente el periodismo’

EFE podrá trabajar en Cuba si ejerce "un periodismo objetivo, veraz, imparcial y no tendencioso"

LA HABANA, 13 ene. La presidenta de la Agencia EFE, Gabriela Cañas, declaró que ese servicio de comunicación español se está planteado su permanencia en Cuba, tras no haber recuperado aún las acreditaciones de sus periodistas para trabajar en la Isla.

«Si no podemos ejercer libremente el periodismo, no podemos hacer más», dijo, según la agencia Europa Press.

Cañas explicó la situación durante su participación en un desayuno informativo que protagonizó el miércoles, organizado por el Foro de la Nueva Comunicación, en el Casino de Madrid.

La directiva afirmó que «desgraciadamente» no se han resuelto los problemas para la agencia en la Habana.

El pasado verano, las autoridades cubanas retiraron las acreditaciones de los siete profesionales de EFE que trabajaban en la Isla, quedándose «sin testigos» y sin poder informar, dijo Cañas.

La presidenta informó que en este momento pueden ejercer el oficio en Cuba una periodista y un cámara. «De verdad que la agencia no tiene ningún interés en irse de Cuba, pero si nos echan, no podemos hacer otra cosa. Tendríamos a lo mejor que informar desde fuera de la Isla», manifestó.

«Nos están echando de Cuba», declaró la presidenta de la agencia, quien aseguró que con los medios humanos de los que disponen en la Isla no pueden ofrecer a sus abonados los estándares de calidad que tienen en el medio de comunicación, lo cual «es muy penoso».

EFE ha estado en la mirilla del régimen a partir de su cobertura de las masivas protestas del 11J, cuando los reporteros de esa y otras agencias extranjeras en Cuba siguieron y evidenciaron algunas de las acciones represivas del régimen contra los cubanos.

Con motivo de la convocatoria a la Jornada Cívica por el Cambio en Cuba del 15N, el 13 de noviembre las autoridades cubanas retiraron las acreditaciones de prensa a cinco reporteros de la agencia, sin aclarar si la medida era temporal o definitiva.

Esa disposición fue adoptada un mes y medio después de que se hubiera retirado la acreditación al coordinador de redacción de EFE en La Habana, Atahualpa Amerise.

Las autoridades advirtieron al equipo de EFE que no podían realizar su labor periodística a partir de ese momento, y tampoco quisieron aclarar los motivos exactos que les llevó a tomar la decisión.

Amerise, por entonces coordinador de la redacción de EFE en La Habana, escribió en Twitter que desde agosto no tenía credencial. «El Centro de Prensa Internacional (CPI) del Ministerio de Exteriores me comunicó que ya no tenía autorización para realizar trabajos periodísticos en Cuba, si bien podía seguir dirigiendo la oficina y editando notas de mis compañeros», explicó.

Amerise precisó que «aquello fue a raíz de la cobertura que hicimos de las protestas del 11 de julio. Las autoridades cubanas argumentaron que EFE había puesto su línea editorial al servicio de ‘la contrarrevolución».

En noviembre, el ministro español de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, reiteró a su homólogo cubano Bruno Rodríguez la solicitud de Madrid para que sean devueltas las acreditaciones al personal de la Agencia.

«He reiterado mi solicitud de que se devuelvan todas las acreditaciones a los periodistas de EFE, algo fundamental para España (…) Mi posición ha quedado clara y hemos quedado en seguir hablando al respecto», dijo Albares en declaraciones a EFE.

Si bien dos de los permisos fueron restituidas al día siguiente y el Gobierno cubano se comprometió a devolver otras dos «a partir del día 28 de noviembre», así como a conceder el visado de prensa del nuevo delegado de la agencia en el país, solicitado en septiembre, EFE lleva meses denunciando las dificultades que enfrenta para operar en la Isla.

En ese contexto, la prensa oficial culpó a la agencia española y a CNN en Español de «alentar las protestas» convocadas por la plataforma Archipiélago para el 15N.

En texto publicado en el sitio oficial Cubadebate se afirmó que tanto EFE como CNN «jugaron un papel destacado» en la convocatoria a la protestas puesto que «adelantaron sucesos, contribuyeron a la creación de un clima determinado, fabricaron la noticia aún antes de que fuera suceso».

También cuestionó que «una semana antes del 15N, la agencia (española) dejó de mostrar interés en cubrir otros importantes eventos ocurridos en Cuba, tales como los avances en el proceso de vacunación en el país; la recuperación de la situación sanitaria a partir de la estrategia de salud implementada en Cuba; la anunciada apertura del país al turismo y a los viajeros en general, como parte del retorno a la nueva normalidad».

La pasada semana, activistas cubanas como Saily González Velázquez y Salomé García Bacallao iniciaron una campaña en las redes sociales con el objetivo de que la agencia de prensa española EFE cubriera los juicios a los que están siendo sometidos decenas de cubanos por participar en las protestas del 11 de julio.

«Estamos aún a tiempo de lograr que la prensa extranjera acreditada en Cuba cubra los juicios de los presos políticos. Varios familiares y activistas se han sumado ya a la campaña #EFECubreLosJuicios #SOSCuba. Apoyémoslos», escribió en Twitter la excoordinadora de Archipiélago Saily González. (DDC)