Jueza de Miami desestima una demanda contra MSC Cruises que opera cruceros a La Habana

LA HABANA, 7 ene. El lunes una jueza de Miami ha desestimado una demanda contra la naviera suiza MSC Cruises, que usa las instalaciones del puerto de La Habana para sus cruceros, con el argumento de que los demandantes no han presentado razones suficientes para sostener el caso.

Herederos de los propietarios de Havana Docks Corporation, que durante más de cincuenta años alquilaron las instalaciones de lo que es actualmente el Muelle Sierra Maestra, más conocido como el «puerto de los cruceros», nacionalizado en 1960, los demandantes sostuvieron que ese acto fue ilegal y sin compensaciones.

La demanda fue introducida en el marco de la Ley Helms-Burton, que permite a viejos propietarios someter una querella contra empresas extranjeras que «trafiquen» con propiedades nacionalizadas.

Sin embargo, la decisión de la jueza Beth Bloom puede ser apelada ante el Tribunal de Apelaciones del onceno circuito con sede en Atlanta, Georgia.

El punto cardinal de la decision se basa en que los derechos de explotación concedidos a Havana Docks Corporation caducaron en 2004, aunque la empresa estadounidense dejó de administrarlos en el año 2004 cuando se venció el contrato de alquiler.

«En la moción [pidiendo la desestimación del caso], los demandados argumentan que la querella debe ser desestimada por cuatro razones. Primero, porque que los demandantes no han presentado razones suficientes para afirmar que los demandados han estado traficando con propiedades de los demandantes; segundo, la acusación de tráfico no se encuadra en el contenido de la ley; tercero, el título III de la Acta Libertad [el nombre formal de la Ley Helms-Burton] viola la cláusula del debido proceso de la Quinta Enmienda [constitucional]; y, cuarto, el título III viola el contenido de la cláusula del debido proceso», afirmó la jueza.

Bloom considera que los demandados tienen razón al argumentar que el alquiler del espacio portuario caducó en el 2004 y que la demanda no alega que los demandados alguna vez hayan traficado, lucrado o infringido la propiedad confiscada, cuyo alquiler expiró en 2004, mientras que la naviera comenzó a utilizar esas instalaciones en 2018.

Una vez que «nadie cuestiona que el alegado comportamiento de los demandados comenzó en el año 2018, no han traficado con la propiedad confiscada al demandado. Por lo tanto, el demandante fracasa al presentar una reclamación por tráfico bajo el  título III como material de Ley […] por estas razones, se adjudica la moción de los demandados y la demanda es desestimada con prejuicio», lo cual significa que no se podrá presentar otra demanda en estos términos y con estos argumentos.

Según el presidente del US Cuba Trade and Economic Council, John Kavulich, «aunque parece que la propiedad fue revertida hacia el gobierno cubano en los mismos términos de la propia concesión, los argumentos de los demandantes en el sentido de que se trata de una concesión por una sola vez no le dan el derecho de demandar por actividades que tuvieron lugar muchos años después de que dejó de tener intereses en la propiedad”.

Los herederos de Havana Docks Corporation han presentado otras querellas con las navieras Carnival y Norwegian, sobre las cuales los abogados solo han intercambiado mociones. Pero el caso no comenzado aún a ser juzgado, ni tiene una fecha marcada, aunque a la luz de esta decisión pudieran ser también desestimados porque estas dos navieras también comenzaron a operar en Cuba después que caducó la concesión a Havana Docks Corporation .

Fuente Oncubanews