Inversores cubanoamericanos podrían ser propietarios de negocios en Cuba

Inversores cubanoamericanos podrían ser propietarios de negocios en Cuba

LA HABANA, 23 sept. El gobierno cubano estaría explorando la posibilidad de permitir a ciudadanos cubanoamericanos que inviertan y sean propietarios de negocios en Cuba, en un desesperado intento de atajar la grave crisis que hunde a un ritmo creciente la economía del país.

Así lo dejaron ver funcionarios cubanos durante una reunión del gobernante Miguel Díaz-Canel con representantes de empresas estadounidenses y cubanoamericanos de la comunidad empresarial de Miami, según reveló un artículo de El Nuevo Herald.

Estamos “contemplándolo y trabajando en una legislación para lograrlo”, dijeron este viernes funcionarios del régimen a varias personas que les preguntaron sobre esa posibilidad durante un evento a puertas cerradas en la misión de Cuba ante Naciones Unidas.

Así se lo comunicó el abogado miamense Ralph Patiño, quien estuvo presente durante el intercambio, a la periodista especializada en temas cubanos Nora Gámez Torres, quien resaltó que no se trata de la primera vez que el régimen cubano coquetea con esta oferta a una comunidad a la que rechaza en el ámbito político, pero de la cual depende en lo económico.

“Este es el perro que se muerde la cola, porque Estados Unidos está esperando que ellos den el primer paso, y ellos están esperando que Estados Unidos dé el primer paso”, dijo Patiño. “Pero tengo la sensación de que saben que esta es la única manera de mantener básicamente a su país sin que suceda algo drástico”.

El abogado, quien apoyó los esfuerzos para colaborar con La Habana durante el cambio de política de Barack Obama, dijo que “si se hubiera permitido que esos vínculos florecieran, Cuba habría sido un país diferente en 2023”.

A pesar de anteriores señales en ese sentido, el régimen cubano aún no ha emitido regulaciones específicas para permitir que extranjeros, incluidos cubanoamericanos, sean dueños o inviertan en pequeñas y medianas empresas, conocidas como Mipymes, autorizadas por primera vez en 2021.

Díaz-Canel aludió en sus redes sociales a su reunión con empresarios estadounidenses para discutir nuevas oportunidades de negocios en Cuba y cambios en la economía del país.

Sin embargo, no mencionó que algunos de los empresarios eran cubanoamericanos de Miami, como Mike Fernández, Ariel Pereda, dueño de una empresa que exporta a Cuba, y Hugo Cancio, dueño de Katapulk, el mayor mercado en línea para las Mipymes.

De esa forma, subrayó el «amor a la patria» de quienes le escucharon en el evento, en contraposición con los actores de la sociedad civil que se manifestaron durante estos días en su contra en las calles de Nueva York.

Durante la reunión, los empresarios instaron al gobierno cubano a eliminar obstáculos a la inversión extranjera y al crecimiento del sector privado. A pesar del control gubernamental, el sector privado en Cuba ha crecido y se ha convertido en un importante importador de alimentos y suministros básicos, muchos de los cuales son adquiridos a empresas estadounidenses.

También estuvo presente Carlos Saladrigas, presidente del Cuba Study Group, una organización que dice haber ayudado a capacitar a miles de empresarios cubanos a lo largo de los años. Representantes de la Cámara de Comercio de Estados Unidos, Western Union, la compañía naviera Crowley, y Paul Johnson, presidente de la Coalición Agrícola de Estados Unidos para Cuba, que representa a cerca de 100 empresas miembros, estuvieron entre los invitados a la reunión.

La administración Biden ha enfocado sus esfuerzos en apoyar al sector privado cubano y se espera que pronto anuncie regulaciones que permitan a los propietarios de empresas privadas cubanas abrir y operar cuentas bancarias en Estados Unidos.

Además, según el citado medio se espera que un grupo de pequeños empresarios cubanos visite Miami en busca de oportunidades comerciales y para comprender las regulaciones estadounidenses que afectan sus negocios.

“Si bien fue útil que el presidente Díaz-Canel creara tiempo en su agenda para reunirse con representantes del sector privado, la reunión fue una oportunidad perdida para lograr avances”, dijo a El Nuevo Herald John Kavulich, presidente del US-Cuba Trade and Economic Council, quien fue informado de las conversaciones sostenidas.

En su opinión, la reunión “fue una repetición de quejas en lugar de discutir en detalle cómo sacar más provecho de lo que actualmente autorizan” las agencias gubernamentales de Estados Unidos.

Fuente