Hotel Raquel, testigo de la cultura hebrea en La Habana

LA HABANA, 8 sept. En la esquina que forman las calles Amargura y San Ignacio, próximo a la Plaza Vieja y de la Plaza San Francisco de Asís en La Habana Vieja, se encuentra el Hotel Raquel, bautizado con ese nombre en honor a aquella mujer, emblemática de la cultura hebrea e inspiradora de innumerables obras de arte, considerada la cuarta matriarca del pueblo judío

El inmueble que ocupa actualmente este Hotel en la Habana Vieja fue construido a principios del siglo XX exactamente entre los años 1905-1908 en Amargura 11 y 13 esquina a San Ignacio, donde otrora se levantaron dos casas coloniales, pertenecientes a la condesa de Jaruco una y a la Marquesa de Villalba la otra.

Tres años después alcanzó su apariencia actual, y en 1912 se consolida como casa importadora de tejidos, ocupado por la Sociedad Loriente y Hermanos, dedicados a importar tejidos y aquí establecieron una de las casas más importantes dentro de ese giro.Hotel Raquel, testigo de la cultura hebrea en La Habana

La belleza de los exteriores, sus regios interiores denotaban una sólida prosperidad: los estantes exhibían telas de innumerables variedades provenientes de los mejores fabricantes de Inglaterra, Estados Unidos, Francia y España.

Además de su confort, esta casona poseía un amplio almacén ubicado en el sótano, con una capacidad de 2 mil metros cúbicos, así como un tranvía que facilitaba el manejo de las mercancías, un ascensor eléctrico y una magnífica escalera de mármol para acceder a varias oficinas arrendadas en los pisos superiores.

Alumbraba con electricidad todas sus dependencias y reservaba excelentes comodidades para sus clientes, entre las que se contaban un gabinete de lectura y una biblioteca.

En 1914 la sociedad se disuelve y pasa a manos de la Compañía Cubana de Accidentes S.A., la cual se endeudó y en 1927  el inmueble fue subastado y comprado por el español Esteban Cacicedo y Torriente. Cuando este y su esposa mueren quedaron como propietarios sus hijos y yernos, quienes crearon la Sociedad Mercantil Compañía de Fincas Rústicas y Urbanas S.A.

Esta entidad vende el inmueble que se convierte en oficinas y almacenes de varios ministerios y organismos como la Cámara de Comercio de la República de Cuba, una dependencia del Ministerio del Trabajo; el Instituto Nacional de la Pesca; la Empresa de Acopio de Cuba-Tabaco y parte se destinó a vivienda.

Al edificio, que ya se encontraba en muy mal estado en 1970, se le realizan importantes obras de reconstrucción para instalar aquí un departamento de Cuba-Tabaco, para entonces se cambiaron los pisos, los vitrales y se repararon las paredes.

En 1990 comenzaron las labores de restauración del inmueble por parte de los especialistas de la Oficina de Habaguanex de la Oficina del Historiador, quedando convertido en el año 2003 en el actual Hotel Raquel.

Hotel Raquel, testigo de la cultura hebrea en La Habana

El Hotel Raquel, es un edificio de tres plantas con fachada barroca e interior de estilo Art Nouveau, adornado con un atrio central fino, con una claraboya de cristal, una majestuosa escultura en la planta baja, los pisos y columnas son de mármol originales, así como su escalera principal.

El nombre bíblico, presente en varios de sus espacios evocan la cultura hebrea:  El lobby-bar Lejaim, palabra hebrea que alude a un brindis por la vida, la boutique-galería Bezalel y el restaurante Jardín del Edén, donde predomina el color azul, temático de la cultura hebrea junto a elementos de sus tradiciones como las estrellas de David y la Menorah o candelabro sagrado de 7 brazos distinguen la decoración.

Las 11 habitaciones de la primera planta llevan calificativos de hombres: Abraham, Isaac, Jacob, Samuel, José, Benjamín, Rubén, Jeremías, Elías, Nehemías y David.

En el segundo piso están los cuartos que poseen nombres de mujeres, Esther, Rebeca, Sarah, Lea, Ruth, Miriam, Tamar, Séfora, Elizabeth y Hanna y el de Salomón.

A lo alto, en el tercer nivel, hay tres llamados como sitios de la Tierra Santa: Galilea, Sinaí y Jordán.

Las 25 habitaciones con que cuenta el Hotel están ambientadas con pinturas de prestigiosos artistas cubanos como Víctor Manuel, Rosa María de la Terga, Ernesto García Peña, José Luis Fariñas, entre otros.

Hotel Raquel, testigo de la cultura hebrea en La Habana

El Hotel Raquel acumula un quehacer en aras de fomentar y divulgar el conocimiento sobre la milenaria cultura hebrea, además de convertirse en un espacio para la promoción de artistas cubanos consagrados y noveles acogiendo exposiciones personales de los pintores y creadores.

Junto a la celebración de importantes festividades judías el Hotel también ha organizado actividades donde se ha conversado sobre la presencia hebrea en Cuba y acerca del proyecto de restauración del área que fuera el barrio judío en el Centro Histórico de la Habana Vieja.

(Editado por Maria Calvo)