Hotel Meliá Trinidad Playa a punto de culminar su construcción luego de 4 años

LA HABANA, 5 apr. El Hotel Meliá Trinidad Playa está a punto de culminar su construcción luego de 4 largos años donde han existido “algunos obstáculos”,

según informa la Agencia Cubana de Noticias.

El proceso constructivo se encuentra en la actualidad a un 98% de ejecución, aunque su panorama operativo luce incierto con la crisis ocasionada al turismo mundial por la pandemia de coronavirus.

La compañía Meliá, uno de los principales inversores en el sector de la hotelería en Cuba, apostó en 2017 por construir uno de los hoteles más grandes y moderno en el centro sur de Cuba para explotar el destino de sol y playa de esa parte de Cuba, pero también las tradiciones culturales de Trinidad, una de las primeras villas fundadas tras la conquista y colonización de los españoles en el siglo XV.

La nota de prensa señala que el Meliá Trinidad Playa está ubicado en “en la península Ancón y bajo estándares específicos del ambiente y del paisaje y con la playa María Aguilar en la vista frontal y en los laterales, las visuales del macizo montañoso Guamuhaya”.

Luis Sarduy Gómez, especialista de obra de la Asociación Económica Internacional Construcciones Trinidad, afirmó al citado medio de prensa que el Hotel tendrá un estándar de 4 estrellas plus en cada una de sus 401 habitaciones las cuales aprovechan el reducido espacio físico en donde tuvo lugar la construcción.

El Hotel Meliá Trinidad Playa tiene 7 módulos de habitaciones de 3 pisos cada uno, diseñados para confluir en las aéreas comunes como el restaurante, la playa y las piscinas. El inmueble tendrá, además, bares y restaurantes, locales para eventos, zonas de juegos y deportes.

Sobre los materiales de construcción Sarduy Gómez explicó que el hotel tiene una estructura de hormigón armado que “lo hace más resistente frente a cualquier eventualidad de la naturaleza”.

Trinidad es una de las ciudades coloniales más bonitas, no solo de Cuba, sino de toda América Latina.

El casco histórico de la ciudad es muy visitado por sus calles empedradas que conducen a lo alto del pueblo, con sus placitas, las iglesias y las casas coloniales pintadas de mil colores.

Hay tiendas de artesanía, hostales, restaurantes y bares, todos dedicados al sector turístico.

A pocos kilómetros de la ciudad está el Valle de los Ingenios. Este valle, Patrimonio de la Humanidad, tiene hermosos paisajes, dentro de él se encuentra la hacienda Manaca-Iznaga (una preciosa mansión colonial) con una torre, desde la cual hay vistas increíbles a todo el espacio natural que la rodea.( www.periodicocubano.com)