Globalia cree que fracasarán las demandas en su contra en Cuba

LA HABANA, 9 julio José Ramón López ha contratado a varios abogados para estudiar demandas contra la empresa francesa Aéroports de Paris,…

que gestiona el aeropuerto internacional José Martí, y contra las principales aerolíneas que operan vuelos comerciales con origen y destino La Habana, entre ellas tanto Iberia como Air Europa, esta última integrada en una Globalia que cree que fracasarán estas intenciones.

Fuentes de Globalia, matriz de Air Europa, revelaron a abc que no creen que las demandas prosperen porque la empresa no posee propiedad alguna en Cuba, en una misma respuesta que han ofrecido en el pasado otras compañías ya demandadas, como Meliá, que defienden ser meros operadores (Trump prohibirá los viajes a Cuba en cruceros y en aviones privados).

Según cree John S. Kavulich, presidente del Consejo Comercial y Económico EE.UU.-Cuba, “ese argumento de que no tener propiedades en Cuba exime de responsabilidad no es válido porque la ley, tal y como ha entrado en vigor en mayo, establece que pueden ser demandados quienes obtengan beneficio por la explotación de bienes confiscados. Esas aerolíneas utilizan el aeropuerto de La Habana y por lo tanto pueden ser demandadas”.

María José Hidalgo, directora general de Air Europa, podría ser objeto de una demanda a título personal, según revela preferente.com, por la inversión que con otros socios va a llevar a cabo en Cuba, según han anunciado el abogado de la familia exiliada que dice ser propietaria de los terrenos donde pondrá en marcha un complejo que contempla un residencial turístico con campo de golf.

Esta demanda forma parte de la cascada de litigios que distintos cubanos en el exilio están preparando contra las empresas y compañías turísticas extranjeras —básicamente españolas— que operan en el país caribeño a raíz de una una disposición legal de Trump sobre terrenos expropiados por el castrismo (EEUU multa a Hotelbeds y Expedia por operar en Cuba).

Hasta ahora habían concentrado sus dardos en grandes empresas como Meliá, Iberostar, Iberia y Air Europa, en muchos casos— por no decir en todos—sin sentido alguno porque, como adelantó la revista Preferente en mayo, casi todas esas compañías operan como gestores y no como nuevos propietarios de los terrenos.

Ahora han ido más lejos y concentran sus objetivos en personas a título particular, tal cual es el caso de la hija mayor de Juan José Hidalgo y accionista de Globalia, que lleva años intentando poner en marcha un complejo turístico inmobiliario con socios y allegados de Mallorca en la Playa de El Salado.

El objetivo de los demandantes es amenazar a los inversores para posteriormente llegar a un acuerdo económico, a pesar de que como les han indicado varios de ellos no son más que meros operadores, al igual que para amedrentar a los futuros inversores y para armar mucho ruido —bulla —mediática .

La demanda contra María José Hidalgo, con independencia de que se lleve o no a cabo el proyecto—850 millones no es una cantidad menor y sobre todo ahora en época de vacas flacas— es un sinsentido, un despropósito, pues legalmente no se sostiene en pie pero los abogados y familiares quieren rascar dólares.

La administración Trump, como reveló REPORTUR.mx, prohibó que los cruceros, las embarcaciones de recreo y los aviones privados viajen a Cuba a partir del 5 de junio. El Departamento de Estado especificó en un comunicado que “Estados Unidos no permitirá las visitas a la Isla a través de embarcaciones de pasajeros y recreativas, incluidos cruceros y yates, así como aviones privados y corporativos”.

El Gobierno estadounidense presidido por Donald Trump anunció hace unas semanas que Expedia Group, Hotelbeds USA y Cubasphere acordaron pagarle cientos de miles de dólares por la aparente violación del bloqueo impuesto por Washington contra Cuba (La deuda ahoga a grandes emisores como Hotelbeds o Thomas Cook).

(reportur)