Francia enviará contenedor de leche en polvo para niños en Cuba

Francia enviará contenedor de leche en polvo para niños en Cuba

LA HABANA, 20 apr. La asociación Cuba Coopération France (CubaCoop) confirmó, a través de una publicación digital, el envío de un contenedor con leche en polvo destinada a niños cubanos, que debe arribar en mayo.

“La expectativa con este primer envío de leche en polvo es que pueda distribuirse a finales de mayo en la nación antillana, destinada a los sectores más vulnerables de la población, en particular los niños”, dijo CubaCoop en un comunicado citado por la agencia oficialista Prensa Latina.

Según esta asociación, el envío se logra gracias a la recaudación de más de 45,000 euros.

A principios de marzo, el gobierno cubano hizo un pedido de ayuda al Programa Mundial de Alimentos (PMA), en el que solicitó apoyo para el suministro de leche en polvo para los menores de siete años.

Según el portal oficialista Cubadebate, al hacerse eco de la información, comentó que Cuba recibiría «en los próximos días un barco proveniente de Brasil, con 375 toneladas» de leche en polvo.

De igual forma, agregó, aunque sin especificar si existe relación con la ayuda de PMA, que habían “contratado 500 toneladas” de igual producto desde Estados Unidos, así como «245 toneladas de Canadá, 500 más de Brasil y 600 de distintos proveedores».

Lea tambien: ENTREGA FRANCIA DONATIVO ALIMENTARIO A CUBA

Días después, Canadá se convirtió en el primer país en responder a esta solicitud, con 150 toneladas del alimento.

La crisis alimentaria de Cuba solo es paleada, de manera temporal, con donativos procedentes de países aliados u organizaciones que colaboran con el régimen, más aquellos grupos de solidaridad que se acercan directamente al pueblo para apoyarlos.

En el caso de la leche, es uno de los tantos productos alimenticios que ha sufrido la decadencia durante el gobierno de Miguel Díaz-Canel.

La evidencia parte de los propios datos de la Oficina Nacional de Estadísticas e Información (ONEI), que elaboró una tabla con las “dinámicas comparadas de la producción física de leche fresca en dos períodos”: el llamado ‘período especial’ (crisis de los años 90) y la crisis actual, cuyo inicio fija el organismo oficialista en el año 2017.

En el caso del “período especial”, el año pico fue 1992. El organismo define como “año pico” como el año previo a un periodo de dos años consecutivos de decrecimientos anuales.

Partiendo de ahí, el gráfico muestra claramente la línea evolutiva de cada período. Mientras en la crisis de los 90 (1992-1997), la tendencia negativa se revirtió en apenas tres años, llegando incluso a superar la producción lechera previa al hundimiento, en la crisis desatada por el gobierno de Díaz-Canel (2017-2022), el decrecimiento ha sido una tendencia imparable.

Un estudio de 2017 publicado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) señalaba que Cuba debe disponer de aproximadamente 1,600 millones de litros de leche al año, o su equivalente en otros lácteos, para cumplir con los estándares de consumo de leche de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés).

Fuente