Jose Ramon Fernandez Alvarez

José Ramón Fernández, un militar de carrera que se sumó a la lucha contra Fulgencio Batista en la década de 1950 en Cuba y se convirtió en un colaborador clave de los hermanos Fidel y Raúl Castro, falleció el domingo, informaron medios oficiales. Tenía 95 años.

Fernández, conocido como “El Gallego”, será cremado en cumplimiento de su propia voluntad, y posteriormente se realizarán honras fúnebres, manifestó el periódico oficial Granma.

Fue una de las figuras principales en Playa Girón (Bahía de Cochinos), en 1961, luego de un desembarco de anticastristas con apoyo y entrenamiento de Estados Unidos. El triunfo llevó a Fidel Castro a declarar el “caracter socialista” de su revolución, y Fernández fue el pilar sobre el cual se crearon las Fuerzas Armadas a partir de las milicias, en las cuales había voluntad pero también indisciplina.

Con el paso de los años llegó a los máximos niveles del gobierno hasta volverse vicepresidente del Consejo de Ministros, y también fue una figura destacada en uno de los sectores en los que la isla tuvo más éxito: el deporte.

“Tener una patria y defenderla es muestra de dignidad para los hombres”, expresó Fernández en un programa en la televisión cubana en el 2015, una de sus últimas apariciones en público y en las cuales reafirmó su ideología socialista. Aunque permanecía como diputado de la Asamblea Nacional del Poder Popular, su influencia real fue decreciendo a medida que llegaba a los 90 años.

Fernández nació el 4 de noviembre de 1923 en la ciudad oriental de Santiago de Cuba. Sus padres, ambos de origen asturiano tenían una finca en la que se crió hasta ser enviado a diversas escuelas católicas.

Sobresalía por su gran altura y su espalda recta, con un cuerpo atlético fortalecido por el entrenamiento físico.

En 1947 se graduó en la Escuela de Cadetes de Cuba y en la Artillería, rama en la que siguió estudios de especialización en Fort Sill, en Oklahoma.

A mediados de la década de 1950 se unió a diferentes movimientos militares contra la dictadura de Fulgencio Batista, y formó parte de un grupo de jóvenes oficiales conocidos más tarde como el “Movimiento de los Puros”, puesto que eran vistos como los uniformados “limpios” de la rampante corrupción gubernamental.

Fue descubierto y detenido en abril de 1956. Se le encarceló en la Isla de los Pinos -actual Isla de la Juventud-, en la que sufrió torturas y estuvo encadenado, pero salió en enero de 1959 con la llegada de Fidel Castro al poder.

A Fernández, que tras quedar libre había conseguido trabajo en un central azucarero, Castro le pidió dirigir la nueva Escuela de Cadetes, aunque asegurando que no podría igualarle el salario que le pagaban en la central.

Dudó en responder la oferta, y Castro replicó: “Tienes razón, yo me voy a escribir un libro sobre la Sierra Maestra, tú te vas para la central y la revolución que se vaya pa’l ca…”, relató Fernández entre risas. “Fidel suele ser muy persuasivo, y muchas veces muy lapidario. Yo reflexioné cinco segundos y dos horas después estaba en la Escuela de Cadetes”.

Dos años más tarde y al mando de 1,900 hombres, Fernández recibió un llamado urgente de Castro en la madrugada del 17 de abril de 1961: debía hacerle frente al desembarco de unidades enemigas en Bahía de Cochinos, en la costa suroccidental de Cuba.

Tres días después, el 19 de abril, Cuba declaraba la victoria de sus unidades en Playa Girón.

Fernández seguiría en el ejército en varias misiones, como comprar el primer cargamento de fusiles belgas para las Fuerzas Armadas Revolucionarias, hasta que asumió el viceministerio de Defensa entre 1966 y 1967.

En la década de 1970 se hizo cargo del Ministerio de Educación, donde estuvo hasta 1990.

En sus últimos años, Fernández, quien también fue miembro del Comité Central del Partido Comunista, era una figura mítica de la revolución y una autoridad en materia de deportes, pues se desempeñó durante décadas como presidente del Comité Olímpico de Cuba.

Estaba casado con otra dirigente del gobierno, Asela de los Santos, y tenían tres hijos.