Exportación de moringa podría generar divisas

Planta de polvo de moringa inaugurada en Pinar del Río

LA HABANA, 11 fev. Un lote de pastillas de Moringa producidas en el país pretende ser exportada hacia regiones de América Latina, Europa y Asia, indicó Sandra Hechavarría, la directora adjunta del Laboratorio Farmacéutico Oriente, en Santiago de Cuba.

El medicamento elaborado en esa institución, a partir de la planta del mismo nombre y cuyos efectos favorables para la salud fueron promovidos en Cuba hace más de una década por el ex presidente Fidel Castro.

La exportación de esta planta ya cuenta con un mercado seguro en Venezuela y pretende extenderse hacia China, Vietnam y Dubái, dijeron medios de prensa estatales.

La funcionaria del laboratorio ubicado en la región oriental del país indicó al diario Granma que la exportación del fármaco podría generar el ingreso de divisas a Cuba, así como la mejora de los indicadores económicos de su empresa.

Granma indica que ya fueron sostenidas las primeras conversaciones con empresarios chinos, quienes se mostraron interesados en las pastillas de Moringa y en otras tabletas obtenidas del árbol del mango, denominadas Mangisan.

Mientras que los representantes cubanos trabajan en la promoción de esos productos en Vietnam y Dubai, “países con potencialidades para insertar las producciones naturales de esta empresa y otras de la industria biofarmacéutica cubana”, detalló el diario.

La Moringa es conocida en Cuba como suplemento alimenticio, primero con el uso de sus hojas y tallos. Varias recetas para su elaboración casera fueron divulgadas y no escaparon a la polémica las bromas tan habituales entre los cubanos. Sin embargo, las propiedades de esta planta son reconocidas históricamente por la ciencia y los especialistas en medicina natural.

Actualmente son muchos los cubanos que la usan y sus modalidades varían desde la simple agua de Moringa, obtenida a partir de su proceso de hervidura, hasta el té de Moringa y su inclusión como condimento en las comidas. Algunas personas, de hecho, conservan sembradíos de esta planta, altamente invasiva por demás, en sus propios patios y terrazas.

Su distribución en la red de farmacias del país, no solo incluye las tabletas, sino también un paquete de cápsulas que son muy demandas. Según los yerberos, quienes también las ofertan, sus propiedades fundamentales son las acciones antioxidantes y antiinflamatorias, así como la capacidad analgésica y vasodilatadora, entre otras.
Fuente