LA HABANA, 28 nov. Por: Yulia Rodrigues Este 28 de noviembre la multitud cubana se aglomeró en las calles aledañas al Focsa por motivos para muchos desconocidos, para otros por una impactante noticia. Todo comenzó con una explosión, vecinos del área sintieron el estruendo y fue inminente detener sus tareas iniciales para dirigirse al lugar del hecho.

Luego le siguió una nube oscura, llegando al último piso. Según un oficial, fue el piso 29 el protagonista de dicho accidente. Patrullas se encargaron de cerrar las calles, dos ambulancias listas para prestar sus servicios, grúas, bomberos todos respondieron al llamado de auxilio.

Todo parece indicar, que la causa de dicho siniestro se originó en uno de los elevadores, cuando se le realizaba un servicio de mantenimiento. Comúnmente en la soldadura de metales se utiliza el gas de acetileno debido a las elevadas temperaturas que alcanzan las mezclas de acetileno y oxígeno en su combustión. No es un gas tóxico ni corrosivo, aunque sí, muy inflamable. Arde en el aire con llama luminosa, humeante y de alta temperatura. Por su amplio rango de inflamabilidad, el acetileno es un gas que debe ser tratado con especial cuidado.

El incidente comenzó con un estruendo, una acción y un respiro fuera de preocupaciones. Los trabajadores de dicho recinto fueron evacuados inmediatamente, y no hubo lesionados ni fallecidos. Sumándose a otro de los misteriosos incendios ocurridos este año en Cuba.Explosión en el edificio Focsa

Explosión en el edificio Focsa

 

Related