Este viernes en La Habana : colas en los mercados y paradas

LA HABANA, 10 Abril La Habana amaneció este viernes con más colas y aglomeraciones de lo habitual, ante el anunció de que, a partir de este sábado, se paralizada totalmente el transporte urbano estatal y privado en todo el país por la propagación del coronavirus.

Montones de personas han salido a las calles para tratar de comprar en los mercados un poco más abastecidos, antes de que suspendan el transporte público, que ya este viernes ha tenido una reducción bastante considerable.

Imágenes captados por CiberCuba muestran el agromercado de 17 abarrotado de personas comprando vegetales, viandas, frutas y frijoles para poder sobrevivir a la cuarentena sin trasladarse a distancias más largas por la paralización del transporte.

En calles como Infanta o la avenida Carlos III se pueden ver este viernes las largas colas en las paradas, esperando el transporte público, que está funcionando a una capacidad más reducida de lo habitual y, por tanto, las pocas guaguas que pasan están atestadas de personas.

Además, los taxis privados –conocidos en Cuba como almendrones– van de un lado a otro a una velocidad mayor de la permitida para poder dar más viajes antes de que les sean retiradas sus licencias de operación a partir de este sábado.

A pesar de que se ve a todas las personas usando los nasobucos, la desesperación está en el aire y el miedo a no poder salir a encontrar comida, es mayor que el miedo a contagiarse.

La combinación de la necesidad de las personas de salir a resolver cosas y comprar lo que puedan antes de que suspendan totalmente el transporte público, y la «reducción sensible en todos los servicios» de transporte público del país anunciada por el Ministerio del Transporte para este viernes, han provocado el caos en la ciudad.

La nueva medida, que entrará en vigor este sábado, incluye a todo el transporte de pasajeros tanto estatal como privado. En el caso de los trabajadores por cuenta propia que se dedican a la transportación de pasajeros se les suspenderá la licencia mientras esté vigente la medida y una vez que se levante la restricción se les reactivará la licencia. Durante este tiempo no tendrán que pagar impuestos.

La paralización del servicio de transporte público urbano, intermunicipal y rural, incluye a los ómnibus, ruteros, coches, bicitaxis, ferrocarriles y otras modalidades de transporte de pasajeros, según indicó el ministro.

A partir del sábado, solo se mantendrá el transporte destinado a los trabajadores de actividades esenciales, dedicados a la producción y los servicios priorizados, que tendrán que limitar su capacidad al 50% y ofrecer hipoclorito para que todo el que suba al vehículo se limpie las manos.
Fuente Cibercuba