Estados Unidos negocia posibles inversiones en producción agrícola de Cuba

LA HABANA, 21 feb. Una delegación de funcionarios estadounidense se encuentra en La Habana para valorar posibles oportunidades de inversiones en el sector agrícola.Se trata de un grupo compuesto por trece delegados estadounidenses, liderado por Ted McKinney, Director Ejecutivo de la Asociación Nacional de Departamentos Estatales de Agricultura (NASDA).

El objetivo es explorar oportunidades de cooperación agrícola entre Estados Unidos y Cuba. Desde el 18 hasta el 22 de febrero esta comisión tiene como meta principal desentrañar las posibles barreras comerciales enfrentadas por productos agrícolas americanos, y optimizar las dinámicas políticas que rigen el comercio bilateral.

NASDA, es una entidad sin fines de lucro que representa a las autoridades agrícolas de los cincuenta estados y cuatro territorios estadounidenses.

Este miércoles informarán, en conferencia de prensa desde el Hotel Grand Aston en La Habana, los resultados de estas negociaciones con el régimen cubano y expondrán las distintas oportunidades que detecten en este encuentro estratégico para la expansión del comercio agrícola entre ambas naciones.

Michael Scuse, Secretario de Agricultura de Delaware, manifestó desde 2023 la necesidad de reanudar un curso normal en las relaciones comerciales agrícolas, augurando beneficios mutuos como consecuencia de la venta de productos tales como grano y legumbres a Cuba, y la importación de frutas tropicales y orgánicas cubanas al mercado estadounidense.

Los datos estadísticos del régimen cubano señalan que en los años recientes hubo un significativo crecimiento en las importaciones alimentarias desde Estados Unidos.

Las negociaciones entre los gobiernos llegan en un momento en que las producciones agrícolas cubanas van en caída estrepitosa y la carencia de alimentos golpea a la población de la isla. La escasez de comida se ha convertido en uno de los principales problemas para el gobierno de Miguel Díaz-Canel.

El analista económico Pedro Monreal alertó a finales del año pasado, sobre la tendencia descendente en la producción agropecuaria cubana, marcada por una alarmante disminución en alimentos esenciales como arroz, maíz y hortalizas.

Según Monreal, el único aumento reportado concierne al sector frijolero, un 20,04% superior al año anterior, aunque apenas representa el 54% de lo producido en 2019.

Mientras algunos rubros como la malanga y la cebolla reflejan modestos incrementos, la disminución aguda en el suministro de alimentos de consumo masivo, superando el 16%, y la profunda crisis en la producción de carne de cerdo –prácticamente un 90% menor desde 2018– ponen de manifiesto la severidad de la situación.

En medio de esta crisis productiva, la actividad exportadora de países como España ha ganado terreno al convertirse en principal proveedor de carne de cerdo a Cuba. Otro producto cárnico que Cuba importa es el pollo, pero en ese caso si lo hace desde Estados Unidos mayoritariamente.

Fuente