Empresarios privados cubanos aseguran que las mipymes no están ligadas al Gobierno

Cuban private entrepreneurs assure that MSMEs are not linked to the Government

LA HABANA, 23 ene. Un grupo de empresarios privados cubanos aseguró este lunes que las mipymes (micro, pequeñas y medianas empresas) no están vinculadas al Gobierno, como se ha asegurado en sectores contrarios a este.

Además, pidieron a EE.UU. las mismas facilidades que tiene el sector privado de otros países que también están sancionados por el Departamento de Estado.

La comparecencia, que tuvo lugar en la sede de una empresa de producción e importación de alimentos en La Habana, se realizó días después de una comparecencia en el subcomité del Hemisferio Occidental del Congreso de EE. UU. sobre las nuevas firmas privadas en Cuba.

En ella, la congresista republicana de origen cubano María Elvira Salazar aseguró que muchos propietarios de estos nuevos negocios —más de 10.000, según el Ministerio de Economía— son en realidad personas vinculadas con el Gobierno cubano, al que definió como “el Hamás del continente”.

Al respecto, Oniel Hernández, cofundador de la firma AUGE, aseveró que la audiencia de Salazar fue un “intento de tratar de amarrar las manos de la administración” del presidente demócrata Joe Biden en su política hacia la isla.

También aseguró que la empresa privada en Cuba “es real” y que “es imposible que un sector donde están empleados 1,6 millones de personas” esté completamente vinculado al Gobierno o a los dirigentes del Partido Comunista.

En la audiencia en el Congreso de Estados Unidos, Eric Jacobstein, subsecretario adjunto en la Oficina de Asuntos Latinoamericanos del Departamento de Estado, aseguró que Washington no planea por ahora permitir a las mipymes el acceso al sistema bancario estadounidense.

En ese sentido, Salazar alertó de que hacerlo “violaría el embargo” económico contra Cuba.

Para Carlos Miguel Pérez, socio de una empresa de software, pero también diputado, la comparecencia “fue muy lamentable”. Aunque alertó de que la posición de la congresista Salazar coincide con la “ultraizquierda cubana”, que también está en contra del sector privado en la isla.

Consideradas por algunos especialistas como grandes dinamizadoras de la economía, otros les achacan la responsabilidad de la elevada inflación y que los altos precios de sus productos han evidenciado y profundizado las diferencias sociales en Cuba.

El 19,6 % de las mipymes se dedica a actividades manufactureras y el 12 % a la producción de alimentos y bebidas, y ocupan a 225.000 cubanos, de los cuales 189.000 son nuevos empleos, según datos oficiales.

Este sector emplea a más del 15 % de los trabajadores del país y aporta poco menos del 14 % del PIB, según cifras oficiales.

Las mipymes conviven con la empresa estatal —la principal para el Estado en el sistema socialista cubano—, las cooperativas no agropecuarias y los trabajadores por cuenta propia.