El salsero boricua Jerry Rivera ofreció ayer su concierto en el Parque Almendares

El salsero boricua Jerry Rivera ofreció ayer su concierto en el Parque Almendares

LA HABANA, 22 feb. El salsero boricua Jerry Rivera ofreció en la noche de ayer un concierto en el Parque Almendares de La Habana antes miles de cubanos que asistieron para darle un cálida bienvenida en su primera visita a Cuba y corearon junto a él casi todas sus canciones.

Un sueño cumplido para miles de bailadores que disfrutaron con canciones que hace más de dos décadas conquistaron al mundo como Día y noche pienso en ella, Un amor verdadero, Vuela alto, Cara de niño, Qué hay de malo y Dame un beso así.

Bajo una espectacular luna llena, el Parque Metropolitano de La Habana, como también se conoce el lugar, resultó pequeño para la sede de la cuarta edición del Festival Internacional de Salsa, evento que se extenderá hasta el próximo 24 de febrero con 20 bandas cubanas de las más conocidas entre sus participantes.

La presentación del boricua fue la primera de un artista internacional en la historia de ese Festival y las puertas de su concierto, que se extendió por casi dos horas, fue abierta por la cantante cubana Haila María Mompié, quien dedicó la mayor parte de sus canciones a las grabadas en homenaje al compositor mexicano Armando Manzanero.

Dentro del publico que en primera fila recibieron al salsero puertorriqueño se encontraba ayer parte de los mejores directores de salsa cubanos, como Samuel Formell, Alexander Abreu y Elito Revé.

‘El Niño de la Salsa’, como aún se conoce a Rivera, ofreció un extenso repaso de sus éxitos, que lo hicieron muy famoso en Cuba durante los años 90 y principio de los 2000, entre ellos “Qué hay de malo”, “Cara de niño”, “Lloraré” y “Vuela alto”.

Entre el publico se podía ver a muchos con discos del cantante en sus manos, mientras le pedían al salsero sus temas preferidos y este respondía con creces.

Hacia el final del concierto, entre ovaciones del público y peticiones de que continuara, Jerry Rivera se retrató con su orquesta en el escenario para lo que consideró “una foto histórica para que la vean en mi país”.

“Les deseo lo mejor. Ojalá tengamos pronto esta bendición de cantar otra vez en Cuba. No tengo palabras para agradecer”, concluyó.
(www.islalocal.com)