Presidente de Cuba anuncia el fin de la “economía centralizada”

LA HABANA, 15 junio El presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, hizo un anuncio inesperado el día de hoy al confirmar que desde el próximo año

los planes económicos de las empresas estatales ya no “llegarán desde arriba”, pues los propios trabajadores y directivos de cada una de estas tendrán que trazar sus propios proyectos y metas para convertirse en “empresas autosustentables financieramente”.

La información, publicada esta mañana por el diario oficialista Granma, fue dicha por Díaz-Canel durante la clausura del Congreso de Economistas y el propio mandatario la ha calificado como “una medida audaz” que intentará reflotar la dañada economía del país.

El proceso de descentralización de la economía en Cuba pone fin a más de cinco décadas de verticalidad en sus planes económicos, método implantado por el Gobierno del fallecido Fidel Castro y que en los primeros años de la Revolución si pudo ser catalogado de “eficaz”, pero que con el tiempo se fue convirtiendo en un verdadero lastre para la mayor de las Antillas y que explotó con la crisis del periodo especial en la década de 1990.

Los expertos han venido repitiendo que una medida como esta es todo un desafío para la “cultura verticalista” de la economía cubana, adaptada a acatar ordenes siempre de una estructura superior.

“Para ser efectiva esta medida, reclamada durante años, es necesario un cambio de mentalidad. Saltar al nuevo momento y saber que ya el Plan no llegará desde arriba. Se trata de una medida audaz y revolucionaria que exige objetividad, realismo y conciencia”, insistió Díaz-Canel.

De acuerdo al mandatario cubano, la economía centralizada solo ha provocado “corrupción e ilegalidad, poco nivel de ahorro, endeudamiento del Estado y los insuficientes ingresos por exportaciones”; llegando a convertirse en todo un lastre para la economía del país.

Díaz-Canel pidió en el encuentro a los economista, y el resto de los dirigentes del país, a adoptar una actitud “inteligente y concreta” tras este anuncio para que se puedan encontrar “soluciones seguras y especificas” a cada problema que se pueda presentar en las estructuras de gestión económica.

También hizo un llamado a los distintos ministros bajo su mando que cambiaran la “mentalidad importadora que atenta contra la iniciativa y creatividad de los cubanos dentro del país”, así como organizar el sector privado, “sin trabar o frenar su desempeño”.

“El fin del bloqueo estadounidense no depende de nosotros, pero si podemos solucionar el bloqueo interno que nosotros mismos nos hemos impuesto durante años si trabajamos con inteligencia, esfuerzo y creatividad colectiva”, destacó.

Miguel Díaz-Canel, que asumió el cargo en abril de 2018 de manos del expresidente Raúl Castro, heredó las reformas iniciadas por su antecesor, que abrió el país a la inversión extranjera e impulsó el trabajo por cuenta propia para desinflar las abultadas plantillas estatales.

La recién proclamada Constitución cubana incluyó por primera vez a la inversión extranjera y la propiedad privada, y el Gobierno ha reconocido en varias ocasiones que la inyección de capital foráneo y el sector privado son vitales para reflotar la economía, aunque en la práctica aún mantiene trabas que ralentizan esta contribución.
(www.islalocal.com)