El cubano Carlos Acosta saldrá del retiro del ballet clásico

LA HABANA, 11 Abril   Carlos Acosta, célebre bailarín cubano que se retiró del ballet clásico en el 2015, hará un alto en su jubilación para honrar a sus dos maestros: el director y coreógrafo británico Ben Stevenson y la directora de la Escuela Nacional de Ballet de Cuba Fernando Alonso, Ramona de Saá.

Acosta anunció en una rueda de prensa en La Habana que su compañía, Acosta Danza, dedicará la temporada “Tributo”, prevista para los días 13, 14, 18, 19, 20 y 21 de abril, en el Gran Teatro de La Habana Alicia Alonso, a quienes fueron sus mentores en su basto expediente como bailarín, Stevenson y Saá, a quienes agradeció la proyección internacional de su carrera.

Elogió de Saá y Stevenson su labor durante décadas en el panorama internacional en la formación de bailarines, su aporte al sistema de enseñanza del ballet y su maestría en el escenario.

Acosta considera a Saá, conocida como “Cheri”, como una segunda madre, fundamental en su carrera, y a la que “todo sería poco para homenajearla porque ha dedicado toda su vida a crear generaciones de bailarines cubanos”. Fue ella quien tomó la decisión de enviarlo a estudiar a Londres, donde eventualmente triunfó.El cubano Carlos Acosta saldrá del retiro del ballet clásico

Sobre su regreso excepcional al ballet clásico, a modo de homenaje a de Saá y Stevenson, Acosta dijo que lo hará con mucho amor y dedicación en la temporada “Tributo”, en la que asumirá el papel de Basilio en el pas de deux “Don Quijote”, en una versión coreográfica que realizó en 2013 cuando era primer bailarín del Royal Ballet de Londres.

El programa de “Tributo” lo integran el pas de deux “Don Quijote”, que bailarán Acosta y Laura Rodríguez; “End of time”, con coreografía de Ben Stevenson; “Belles Lettres”, de Justin Peck; “Majísimo”, de Jorge García;“La muerte del cisne”, sobre la original de Mijail Fokin y Michel Descombey, y “La sílfide”, de August Bournonville.

Acosta, quien se ha mantenido activo en la danza contemporánea, afirmó que el ballet clásico y contemporáneo son esenciales en la formación de lo que considera un bailarín integral, capaz de desempeñarse en el escenario con el más alto nivel técnico y artístico.

Abogó por hacer de lo clásico una nueva perspectiva de lo contemporáneo sin que haya límites en la danza, algo que distingue a su agrupación, dirigida a formar bailarines integrales de elevado desempeño artístico en el escenario en cualquier estilo.

Acosta se formó en la Escuela Nacional de Ballet de Cuba con muchos de sus maestros más influyentes, entre ellos Ramona de Saá, y su repertorio está compuesto por títulos significativos del ballet tradicional y contemporáneo, entre ellos “La bella durmiente”, “El lago de los cisnes”, “La Bayadera”, “La Cenicienta”, “El espectro de la rosa” y “Las Sílfides”.

El bailarín, considerado uno de los más célebres bailarines de finales del siglo XX y principios del siglo XXI, es Comendador de la Orden del Imperio Británico y posee el Premio Benois de la Danza, además del Premio Nacional de Danza en Cuba, entre otros reconocimientos.

Fue nombrado recientemente como director del Royal Ballet de Birmingham en el Reino Unido, puesto que ocupará a partir del próximo año.

La película biográfica “Yuri”, que compila su vida, ha sido un éxito entre la crítica, pues recoge los logros de un bailarín negro que salió de un barrio marginal en La Habana y se convirtió en la primera figura del Royal Ballet de Londres.