EE.UU. anuncia medidas para dar impulso Mipymes a Cuba

EEUU anuncia medidas para dar impulso MIPYMES a Cuba

LA HABANA, 28 mayo  El Departamento del Tesoro de Estados Unidos anunció el martes cambios regulatorios para permitir un mayor apoyo financiero estadounidense al naciente sector privado de Cuba y reforzar el acceso a los servicios basados ​​en Internet en Estados Unidos. Estas medidas limitadas pero oportunas, según los funcionarios, ayudarían a dar una ventaja a las pequeñas empresas en ciernes de la isla.

Estados Unidos dijo que permitiría a los pequeños empresarios de la isla comunista abrir y acceder a cuentas bancarias estadounidenses desde Cuba por primera vez en décadas, tras las prohibiciones impuestas poco después de la revolución de Fidel Castro de 1959.

Las medidas también permitirían a los empresarios cubanos utilizar plataformas de redes sociales, sitios de pago en línea, videoconferencias y servicios de autenticación con sede en Estados Unidos, que antes no estaban disponibles para el sector y son un obstáculo importante que enfrentan actualmente las pequeñas empresas en la isla.

Las medidas tienen como objetivo cumplir la promesa largamente demorada de la administración Biden de ayudar a los empresarios en ciernes de Cuba, brindando deferencia a su pequeño pero de rápido crecimiento sector privado a pesar del embargo estadounidense de la época de la Guerra Fría que ha complicado las transacciones financieras del gobierno cubano durante décadas.

«Hoy estamos dando un paso importante para apoyar la expansión de la libre empresa y la expansión del sector empresarial en Cuba», dijo el martes a los periodistas un alto funcionario estadounidense.
El gobierno cubano no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios sobre los cambios de política.

Al elaborar las medidas, los funcionarios estadounidenses, que informaron a los periodistas bajo condición de anonimato, señalaron que habían tratado de equilibrar el objetivo de reforzar Mipymes con el deseo de evitar beneficios para las autoridades cubanas.

El presidente Joe Biden asumió el cargo en enero de 2021 con grandes esperanzas en Cuba de revertir el duro enfoque de la era Trump. Aún así, la represión cubana de las protestas durante el verano de ese año llevó a la administración a mantener la presión sobre La Habana.

Las nuevas medidas excluirían a funcionarios cubanos, oficiales militares y otros «conocedores» del gobierno, para minimizar los recursos disponibles de los beneficios para el gobierno cubano, dijeron los funcionarios.

La representante republicana de los Estados Unidos, María Elvira Salazar, una legisladora cubanoamericana del sur de Florida, rápidamente criticó el anuncio de la administración demócrata.

«El gobierno de Biden ahora está dando acceso al ‘sector privado cubano’ al sistema financiero estadounidense», dijo en una publicación en X. «Esto sería una burla de la ley estadounidense, considerando que no se ha logrado ningún progreso hacia la libertad en la Isla». y la represión se ha intensificado.»

ABIERTO PARA NEGOCIOS

Cuba ha culpado durante mucho tiempo al embargo -una maraña de leyes y regulaciones estadounidenses que complica las transacciones financieras del gobierno cubano- por décadas de crisis económica que recientemente le han dejado sin otra opción que abrir su economía a las pequeñas empresas privadas.

Este tipo de negocios, tabú durante décadas en la Cuba comunista, están ahora en auge en la isla.
Las nuevas leyes cubanas implementadas en 2021 han visto el establecimiento de más de 11.000 Mipymes  hasta mayo, según ha dicho el gobierno, que van desde tiendas de comestibles hasta empresas de plomería, transporte y construcción.

Esas empresas emplean a más del 15% de los trabajadores cubanos y representan alrededor del 14% del producto interno bruto, según estadísticas del Ministerio de Economía de finales de 2023.

Las regulaciones anunciadas el martes también autorizan a los bancos estadounidenses a procesar una vez más las llamadas transferencias de fondos «U-turn», permitiéndoles mover dinero para ciudadanos cubanos -incluidos pagos y remesas- siempre que los remitentes y destinatarios no estén sujetos a la ley estadounidense. .

Tales medidas son un paso en la dirección correcta, dijo John Kavulich, presidente del Consejo Económico y Comercial Estados Unidos-Cuba, pero notó una «omisión flagrante» en la política: las empresas cubanas todavía se ven obstaculizadas por el requisito de utilizar bancos en terceros países para mover su dinero.

«Mientras la financiación, la inversión y los pagos tengan que canalizarse a través de terceros países, la Administración Biden-Harris limitará precisamente la actividad que dice apoyar», dijo Kavulich en un correo electrónico.

No había señales de que el anuncio del martes pudiera presagiar una flexibilización más significativa de las sanciones estadounidenses y otras restricciones a Cuba, más allá de las modestas medidas que Biden ya ha tomado desde que asumió la presidencia.

Algunos analistas han atribuido el manejo cauteloso de Biden de los temas de Cuba a su preocupación de que un enfoque suavizado hacia La Habana podría perjudicarlo políticamente entre los votantes cubanoamericanos fuertemente anticomunistas en Florida, un estado clave que perdió ante Trump en las elecciones de 2020.

Los funcionarios estadounidenses se negaron a decir si la administración estaba llevando a cabo una revisión formal de la presencia continua de Cuba en la lista del Departamento de Estado de estados patrocinadores del terrorismo.

Fuente