Disminuye el consumo de electricidad en La Habana luego del aumento de las tarifas

Disminuye el consumo de electricidad en La Habana luego del aumento de las tarifas

LA HABANA, 8 feb. Una nota de la prensa oficialista este domingo destaca la reducción del consumo eléctrico en La Habana,

luego del aumento de la tarifa como parte de las medidas gubernamentales en el proceso de unificación monetaria, denominado “tarea ordenamiento”.

El gasto de corriente eléctrica en la capital cubana se ha comportado en torno al 82 por ciento de lo previsto, de acuerdo con el rotativo de la Agencia Cubana de Noticias, que lo califica como un “índice favorable”. Los niveles han sido semejantes en el horario diurno y en el llamado “horario pico”, aquel en que se eleva el consumo por la mayor actividad en la casa.

Leisy Hernández González, directora comercial de la Empresa Eléctrica en la provincia, atribuyó la disminución a las temperaturas actuales por los meses invernales, lo que se traduce en un menor uso de los equipos de climatización de alto consumo.

Sin embargo, Hernández no cita directamente el aumento de las tarifas como causa, que continúan siendo elevadas a pesar de que el gobierno, tras presiones sociales, debió modificar sus propuestas iniciales.

No obstante, Hernández dijo que la actual tarifa está diseñada para promover el ahorro, pues mientras más se consume, más caro resulta el kilowatt/hora.

Asimismo, indicó que los nuevos precios protegen al 80 por ciento de la población capitalina que consume menos de 200 kilowatt/hora, mientras que quienes tienen un gasto superior a los 500 kilowatt/ hora los costos superan los 1 500 pesos cubanos.

A finales de 2020, el Jefe de la Comisión de los Lineamientos, Marino Murillo Jorge, admitió que el Gobierno estaba recibiendo quejas debido a la incoherencia entre el salario y el resto de los precios por bienes y servicios anunciados en torno a la unificación monetaria que comenzó el primer día del presente año.

Aun así, el funcionario advirtió que aunque se aplicara una reducción, había que mantener una tarifa que «incentive y estimule a la población al ahorro de energía».

Los nuevos importes quedaron entonces fijados en 0,33 pesos cubanos en el tramo de consumo de 0 a 100 kWh, de los 0,40 anunciado inicialmente para el ordenamiento. Los tramos de 301-350, 351-400 y 401-450 kWh/mes fueron los que tuvieron la mayor reducción con respecto a la tarifa propuesta antes, con una modificación de 7,50 a 4 pesos; 9 a 5 pesos y 9 a 6 pesos, respectivamente.

Murillo señaló que el incremento se había hecho «para proteger a las personas integralmente», y justificó con argumentos tales como que en un núcleo familiar había más de un salario, pero “todos cogían el mismo aire [acondicionado]”. Con las reformas, el salario mínimo en el país quedó en 2100 pesos mensuales.

De igual modo, el gobierno anunció a finales de enero variantes de tarifa eléctrica para trabajadores privados, que deben tener necesariamente un consumo más elevado que el resto de la población.
(Cibercuba)