Cuba busca inversión extranjera para el transporte

Cuba busca inversión extranjera para el transporte

LA HABANA, 5 apr. En medio del resquebrajamiento integral de la sociedad cubana, que impacta de manera directa contra el transporte, el Gobierno de la Isla inauguró este miércoles la II edición de la Feria Internacional de Transporte y Logística que se desarrolla en Pabexpo, La Habana, hasta el 5 de abril, informó el medio estatal Cubadebate.

Según sus organizadores, los objetivos principales de la feria son «impulsar el desarrollo económico, promover la inversión extranjera directa, fomentar la cooperación internacional, obtener financiamiento para las infraestructuras, ampliar las redes de suministro de materiales y modernizar la industria nacional».

Según el ministro del sector, Eduardo Rodríguez Dávila, en la cita, inaugurada por Miguel Díaz-Canel y Manuel Marrero, «están presentes más de 120 entidades expositoras y 600 participantes de todas las formas de gestión empresarial».

Cuba busca inversiones extranjeras para contrarrestar la depauperación de la infraestructura aeroportuaria y la actividad aérea, así como el transporte ferroviario y automotor. Además, pretende, una vez más, demostrar «las potencialidades de la logística en la Zona Especial de Desarrollo Mariel».

En tal sentido, la Administración Marítima de Cuba presentó la Empresa Servicios Marítimos Mariel S.A, así como las nuevas oportunidades que ofrecerá dicho puerto.

En este evento, el Gobierno pretende impulsar un «programa para el desarrollo resiliente y bajo en carbono del transporte en Cuba», detalló el oficialista periódico Granma.

«La movilidad sostenible de pasajeros y cargas, la modernización de diferentes infraestructuras, el uso de la energía renovable y la eficiencia de las cadenas de suministros, constituyen temáticas de alta prioridad para el país», dijo Rodríguez Dávila en la inauguración.

En este contexto, las autoridades del sector insistieron en el desarrollo del transporte eléctrico en la Isla, a pesar de las continuas afectaciones por déficits energéticos. Para ello, presentaron un «programa de infraestructura del transporte y la logística integrado al Plan Nacional de Desarrollo Económico y Social hasta el 2030».

A raíz de lo anterior, el Ministerio de Industria presentó la «solución llave en mano con un producto eléctrico o un triciclo eléctrico», que incluye el producto, la estación de carga, el proyecto de ingeniería, la instalación, el montaje y la puesta en marcha.

Además, dicho ministerio presentó el «tractor eléctrico con estación de carga fotovoltaica», que puede ser utilizado en la industria, la agricultura, el turismo y otros sectores. «El tractor no utiliza combustible y la energía se genera con paneles solares», defendieron las autoridades ministeriales.

Recientemente, en el programa radiotelevisivo Mesa Redonda, varios directivos de la Unión de Ferrocarriles de Cuba informaron que el 67% de las vías férreas del país requiere algún tipo de mantenimiento, al igual que el 40% de las obras de infraestructura. En la Isla, además del pésimo estado de las vías, solo funcionan 12 de las 34 locomotoras de gran porte que son necesarias para la transportación de cargas y de pasajeros.

Los funcionarios destacaron «la falta de oportunidades para adquirir partes y piezas para la reparación y mantenimiento de locomotoras y vagones, la escasez de combustibles y lubricantes, así como la obsolescencia tecnológica y el envejecimiento del material rodante, las máquinas, las herramientas y los equipos especializados».

En cuanto al transporte masivo automotor, el director general de Transporte de La Habana, Yunier de la Rosa Hernández, dijo en los primeros días de marzo que más de la mitad de los ómnibus que deberían circular a diario por la capital no circulan.

La Empresa Provincial de Transporte tiene paralizados 309 equipos de los 561 que deberían estar prestando servicios, lo que permite afirmar que solo 252 ómnibus están disponibles en la ciudad.

«El transporte es un sector transversal a toda producción y, por ello, su calamitoso estado es otro agujero negro para la economía cubana.

Fuente